viernes, 8 de julio de 2011

Cómo aprender a sobrevivir en un campo minado en 10 días

Ayer fue un día bastante particular. Bah, como todos estos últimos días. Julio se vino con todo. Hoy es 8 y me siento como si fuera 23 de diciembre y estuviera caminando por un shopping en la víspera de Navidad con mucha gente desesperada por las rebajas del 80% y muchos niños corriendo alrededor. Agobiada.

Claro que todo podría ser aún peor, entonces tengo que agradecer que todavía sigo viva. O medio viva, pero bueno, respiro y eso es lo importante. No las veces que estuve al borde del colapso nervioso, ni tampoco los pseudo ataques de pánico, ni las lágrimas derramadas, ni mucho menos los analgésicos que me tomé. Eso es lo de menos. Lo que cuenta es que sigo de pie (aunque me duelen los hombros, la espalda, los brazos, las piernas, los tobillos, las rodillas, en fin... todos los huesos y articulaciones).

Mi mente no está mucho mejor que mi cuerpo. No sé describir los dolores que siento, porque son más del campo del intelecto, algunos casi espirituales, pero también están presentes. Ideas locas, pensamientos retorcidos y memorias sin sentido fueron llenando cada espacio, cada conector, cada fibra de mi delicada red neuronal. Destilé veneno toda la semana, después me calmé levemente, después volví a la furia desmediday... todo para quedar ahora como si hubiera aspirado mucho humo de pastizales quemados o cenizas volcánicas. Me cuesta pensar.

Entonces tomé una decisión, o mejor dicho, me planteé a mi misma un desafío: 10 días para aprender a sobrevivir en este campo minado, que es mi vida y todo lo que la rodea. ¿Por qué 10 días? Porque ya no puedo seguir perdiendo tiempo. Tengo 30 años, no 20. Basta de melodramas, basta de complicaciones sin sentido. Stop. A partir de ahora, soluciones y más soluciones.

Hoy es el día 1. Voy a empezar con las siguientes máximas:

- No pensarás en nada que te produzca malestar y evitarás sufrir por situciones sin sentido
- No llorarás nunca más por nadie
- Estudiarás y leerás para ponerte al día con la facultad
- Evitarás mantener conversaciones innecesarias y sin dirección con personas a quienes les resulta difícil entender que la letra a es la primera del abecedario y la z la última

Parezco más el horóscopo de Lily Sullos que una persona decidida a seguir los 7 pasos hacia el éxito. O Moisés tallando los mandamientos en una piedra.

Igual, esto de los gurúes de la auto ayuda no me va, no les creo ni medio. Y ni digo nada de la cuestión teológica porque me voy a meter en problemas, así que eso me lo reservo...

Voy a seguir mi propia religión.

Mañana voy a estar 90% recuperada.

Cheers!

No hay comentarios: