jueves, 14 de julio de 2011

La maravillosa aventura de ser yo (con unos cuantos años encima...)

Escribiendo en mi blog a la 1.20 de la madrugada. Más sola y fría que Walt Disney en el freezer que lo conserva, pero bueno, es lo que elegí.

Por momentos me confundo y no sé bien si quiero estar sola o si me hace falta un poco de mimos y calor por las noches para dormir mejor. Esto lo pienso sólo cuando estoy romántica, en el más puro sentido adolescente de la palabra. Menos mal que me pasa 1 vez cada 2 meses aproximadamente, luego vuelve la iluminación.

Creo que son formas de enfrentar la vida, elecciones. Yo elegí esto. Pasarla sola. No sé si para siempre, no sé si por ahora. Pero definitivamente estoy mejor así que haciéndome problema también por un "otro". Y abrazando a mi cerdito de peluche.

A veces siento que quizás me endurecí demasiado, que ya pasé el límite de mi credibilidad y que tanta coraza terminó por hacerme resistente a todo, autosuficiente por demás y excesivamente intolerante al acercamiento sentimental profundo para con alguien.

Algunos lo interpretarán como miedo. Yo lo traduzco como instinto de preservación. Es así, el que se quema con leche ve una vaca y llora. No pienso bajar la guardia otra vez.

Igual, ser yo no es tan terrible. Sí, tengo días malos, pero ¿quién no? Como digo siempre: cuanto más felices se vean las personas, más desconfiá. Yo no me veo feliz, así que pueden estar seguros de que mi testimonio es honesto: la paso mal muchas veces y no me importa compartirlo, admitirlo y expresarlo. Me libera ser verbalmente libre (paradojico!) y gritarlo a los cuatro vientos (¿hay 4 vientos distintos? ah no, creo que se refiere a los puntos cardinales...)

La cuestión es que mi mundo es complicado. Lleno de emociones inestables y cada vez menos paz. Pero me gusta la adrenalina, no me quejo. Tengo un 50% de días up y un 50% de días down. Montaña rusa.

Es maravilloso ser yo.

Y quedarme dormida en el teclado porque me estoy volviendo vieja y me canso fácil... ohh, aquellos años dorados en los cuales resistía horas y horas de actividad... esto es así, el tiempo pasa y se nos va la vida. Así que mejor dejar de sobreanalizar tanto algunas cuestiones y dejarlas correr.

Nada es para siempre. Nada dura para la eternidad. Los lazos se rompen, los corazones cambian. Los sentimientos se dirigen hacia otros horizontes y las situaciones se modifican. Se adaptan. Se sobrevive.

Me dormí.

A soñar!!!

No hay comentarios: