jueves, 18 de agosto de 2011

Paria de mi misma

En las castas menores hindúes, un "paria" es una persona sin derechos. Lo mas bajo a lo que se puede llegar en la escala social. Un indigente, un sin lugar, un desarraigado. Sin destino ni sueños. Un intocable, por representar una persona impura y vil. Alguien que seguramente de niño anhelaba ser un héroe, o un gran doctor, o un gurú al que todos seguirían como líder espiritual... Alguien que por nacer en una determinada casta social, terminó no teniendo su propio lugar en el mundo, sin siquiera pensar en la posibilidad de aspirar a pasar a otra suerte en el transcurso de su vida...

Lo mio no es tan grave, pero por momentos siento que soy una paria de mi misma. Alguien desarraigada de mi propio ser, sin un camino claro, con sueños mezclados y necesidades a medias.

Creo que a medida que van pasando los años este sentimiento se intensifica y refuerza en mi. Estoy a punto de cumplir 31 años y siento cómo la lucha entre establecerme en mis creencias y girar armónicamente en mi centro se desata y arremete contra mis arranques de locura, rebeldía y manías.

Sigo siendo tan distinta a todos y todas... por más que lo intento, no encajo. Intento disfrutar de cuestiones más "normales", de charlas, de reuniones... pero no puedo, no me sale. O sea, lo hago. Pero me encuentro a mi misma autoanalizando mi postura en el momento, como si mi cuerpo estuviera ahí, sentado o parado, charlando con alguien de lo más natural, pero mi mente se encontrara ausente, observando críticamente y desde una postura de lejanía total. No logro conectarme plenamente y hasta podría decirles que hay muchos momentos en los cuales estoy incómoda.

La pregunta es ¿por qué? ¿Por qué me incomodo cuando me toca "mezclarme" con el resto de la humanidad? ¿Por qué me cuesta tanto ceder? ¿Realmente soy una eremita? ¿O tengo un trastorno esquizoide de personalidad?

Por suerte no soy socióloga, ni médico ni psiquiatra. Pero tengo Google a mano siempre, y me puedo autodiagnosticar con miles de patologías distintas. Algo que por supuesto no está bien, pero mata la curiosidad. O la incrementa. O la inquieta.

Sigo sintiéndome lejos de mí.

"Cuando crezcas, descubrirás que ya defendiste mentiras, te engañaste a ti mismo o sufriste por tonterías. Si eres un buen guerrero, no te culparás por ello, pero tampoco dejarás que tus errores se repitan" Paulo Coehlo



1 comentario:

Historias Sobre Todos dijo...

Sé que con mi comentario no te sentirás más tranquila, pero a mi me pasa IGUAL!!!!! Me siento de otro planeta. En ocasiones me enorgullece porque tengo esa libertad de crear mi propio mundo, pero soy "humana" y como tal aveces quisiera seguir la corriente, pero no puedo. Me encuentro conmigo misma cuando estoy sola, disfrutando bajo una sombra con mi libro. Soy yo y mucho más cómoda cuando los viernes en la noche todos salen y yo me encuentro viendo alguna pelicular con medias hasta las rodillas. Y aunque aveces quería ser igual a los demás o al menos encajar, analizaba la situación, y me daba cuenta que es mejor ser como yo. Uno pierde mucho tiempo tratando de "gustar"para luego darnos cuenta que solo obtenemos palabras hipócritas.