jueves, 29 de septiembre de 2011

Mi tristeza y mi desvelo

Mi tristeza y mi desvelo,
mis ganas de llorar que no contengo,
mis manos vacías,
mi corazón ardiendo

Otra noche eterna, otro sueño herido
sin versos que aplaquen
la pena,
el hastío

No hay nada que pueda hacer yo
o hacer alguien
que cambie el destino,
el curso de esta vía

Y si no hay casualidad sino destino,
si la ley de atracción se verifica,
si se me quema el alma y mis manos tiemblan,
¿por qué he de entonces creer que es imposible?

Y huir bien lejos, escapar sin dudar
dejar de lado el aire que me permite respirar,
dejar de lado el casi tenerte,
el casi desearte
el casi querer quedarme acá

Dar media vuelta y no mirar atrás,
y no arrepentirme,
o al menos tratar

Dejarme elevar por el viento,
o caerme profundo en el mar,

Y seguir sin dormir, sin descanso
pidiéndole a mi mente
que deje de pensar...


No hay comentarios: