viernes, 21 de octubre de 2011

Encontre mi mision en la Tierra: ayudar a la gente de la guardia del hospital a las 2 am

Ok. Estoy en el hospital, otra vez. No soy yo, es mi abuela. Que pobre, entre la vesicula y las vertebras esta hecha una madeja de dolores.
Bueno, estamos en el box 1 y con un suero enganchado de su brazo izquierdo a meta Ketorolac, bajando a velocidades de la luz. Porque yo se lo abri un poco mas, asi nos vamos de una vez a casa... Igual, ya esta mejor, no le duele y tiene color en el rostro. O sea, estamos sanas y nos queremos ir.
Hoy temprano cuando llegamos, habia en nuestro box una pareja, sentados en la camilla de la derecha. Ella, embarazada. El, con un suero en el brazo izquiero. Cuando los escuche hablar me di cuenta enseguida que eran colombianos. Entonces, como para matar el tiempo, me dedique a charlar con ellos. Me contaron q hacia un mes q estaban aca en Buenos Aires, y charlamos sobre Chiquinquira, Fusagasuga, las estaciones de servicio Brio, el restaurant la Vaca que Rie y los peajes de Chusaca. Claro, se preguntaran como se yo todo eso. Bueno, gracias a mi trabajo. En fin, que termine regalandoles mi guia de calles Filcar, para que pudiesen llegar a su casa a salvo.
Camilla del otro lado (nosotras estamos en la camilla del medio), una chica dolorida con suero en el brazo derecho. Ahora que lo pienso, todos tienen suero aca menos yo. Que injusto. Bueno, la chica me dice que quizas su primo esta afuera, y que lo necesita para volver a su casa porque no tiene plata para el boleto. Previamente, ya le habia dado mi botella de agua xq conto que hacia dos dias que no comia ni tomaba nada. Salgo a buscar al pariente, nada. Jimena entonces tambien le da monedas para su boleto. Y unos pesos, por las dudas.
Tercer acto: un señor de aspecto africano espera ser asistido en la guardia, y se tira al piso del dolor. Habla en un idioma que ninguno sabemos. Me desespera porque veo su dedo indice de la mano derecha y se nota que tiene flor de infeccion. Y bueno, como no podia ser de otra manera, pasa a nuestro box. Las medicas intentan hablar con el para saber que le pasa. Mision imposible. Nada. Sigo desesperada, entonces no puedo con mi genio y le pregunto: do you speak English? Y ahi vamos, me convierto en la interprete oficial del sudafricano. Mientras esperamos por sus inyecciones de analgesico y antibiotico, charlamos de Messi, de Maradona, de Dios, de Obama y de como Africa esta evolucionando. Y cuando viene la enfermera, le explico que le van a pinchar sus nalgas y que se quede tranquilo. (?) y entonces despues se va, con las prescripciones e indicaciones, explicadas por mi.
En fin, ya estoy lista para el fin del mundo.
Espero que este suero se termine rapido. Me quiero ir a casa antes de que venga otro candidato a mi camino al cielo.
Jesus!
Envoye avec Windows Mobile d Movistar






No hay comentarios: