domingo, 30 de octubre de 2011

Para todo lo demas... existe el 152


Mis mejores emociones me las dio el 152.

Bueno, tampoco "las mejores" (hmm... o si?), bueno, como sea, pero que me ha dado escenarios interesantes, no hay dudas.

Por ejemplo hoy, domingo, fui a visitar a mi abuela. Y como bien enuncia el dicho: "donde hubo fuego, cenizas quedan...", ahi estabamos, el 152 y yo, recordando buenos momentos y echandonos unos mimos, al ritmo de las canciones de Lady Gaga.

Hasta que llegamos a la estacion de trenes de Retiro. Pues ahi ocurrio aquello que a nadie mas que a mi podia ocurrirle: un cuarto de los hinchas de la barra brava de Boca (mas conocida como "La 12"), se subieron al colectivo. Aja. Con sus bombos, platillos, camisetas traspiradas, botellas de Coca Cola cortadas rellenas de cerveza y canticos alusivos al momento.

"Y dale, dale, dale, dale, dale , dale Boooca", "River no vuelve maaas, river no vuelve maaas, de la B no vuelve maaas", "Boca es mi vida, boca es mi pasiooon", "Somos de la gloriosa numero doooce"... Y yo ahi en el medio. Como siendo parte de un autentico trabajo antropologico de campo. Podria titularlo "el hombre y el deporte, pasion o estupidez?" o "la creatividad popular en contextos deportivos: interpretacion de canciones y sus mensajes ocultos".

La cuestion es que mi extraño ser, amante de la locura y la adrenalina descontrolada, en lugar de tener miedo, o sentirse intimidado, lo vivio como un momento interesante. De hecho, puse mi celular a grabar semejante rito, y así quedarme con el recuerdo de tal experiencia.

Y así ibamos, con los canticos a todo volumen, los sonidos de los bombos, los platillos y las trompetas, arriba del 152 que saltaba como si el asfalto no existiese y estuviesemos bordeando algun acantilado, durante mas de 40 cuadras. Ah, y claro, el famoso cigarrillo de marihuana no falto, con su olor intenso y un humo que inundaba todo el bus.

En un momento los muchachos se sobreexcitaron y comenzaron a saltar (aun mas) y a empujarse unos con otros (haciendo "pogo"), entonces yo, que iba en un asiento de a dos, del lado del pasillo, al lado de otro hincha de Boca, pero mas tranquilo, le digo (bah, le grito); "No me cambias el lugar por favor?". Se ve que le dí lastima, porque me cambio enseguida el asiento. Ahi ya estaba mas protegida, pegada a la ventanilla todo parecia un poquito menos bizarro...

Se bajaron, yo segui 2 paradas mas. Cuando llego mi turno de bajarme, le dije al chofer: "vaya viajecito, eh!". "Ni me lo digas", me dijo. Pobre hombre, estaba mas asustado que yo.

Bajo mis pies a la vereda, pero parece que floto. Y empiezo a reirme sola, tentadisima, sin poder parar. "Oh no, Jimena CONTROLATE". Jajajajajajaaj. Jojojojojojoj. Jajajajajajja. "Jimena, ya NO SOS una adolescente para esto, CONTROLATE". Jajajajajajajaj. Jajajajajajajaj.

Terrible. Tanto humo me convirtio en astronauta.

Camine las dos cuadras a casa como si fuese sobre nubes. Con pasos leeeeeeeentos. Y riendome. Y con mucho olor a "porro". "Zas, lo unico que me falta ahora es que me pare la Prefectura y me lleve detenida por haber fumado marihuana" Y yo ya me veia ahi, explicandole al prefecto que no, que no habia fumado nada, que habian sido los de la 12 que viajaron en el 152 conmigo... Poco creible pero terriblemente cierto. Ven? Asi es como luego algunos inocentes pagan por culpables...

Tengo un dolor de cabeza de la hostia. Y encima, cuando me agarre el bajon voy a comerme todo...

Ahh.... que dia de domingo!

Bueno, al menos me rei un rato...

(Y vaya que me reí!)

Envoye avec Windows Mobile d Movistar


No hay comentarios: