viernes, 21 de octubre de 2011

Sobre el complicado asunto del siempre y el nunca; y como me gustan los grises.

Esta bien que ya supere en un 80% mi miedo a los marcianos, pero tampoco para que me gusten. No hablo de los grises-alienigenas chiquitos y feos, hablo de los matices grises de esto que me pasa todos los dias y aparentemente se llama vida.

Es dificil sostener una vision tan particular como la mia, porque caigo en la tentacion de en algun momento, y solo por el hecho de estar inserta en un entorno que utiliza palabras para definir verborragicamente ciertos aspectos, pronunciarlas tambien. Y hasta con convencimiento.

Y es tan solo una mera cuestion de tentacion inconsciente, no es un recurso defensivo, o adecuadamente acomodado a mi conveniencia. De hecho, ya ni se que me conviene, asi que...

La cuestion aca es que los absolutos me asustan y me generan aun mayor confusion. Decir "siempre" es tan intangible como decir "nunca". Para mi, tienen mas un aire de promesa, de anhelo, de cierto compromiso silencioso, que de real. Cuando alguien dice "yo siempre te quise", miente. Porque "siempre" es una medida absoluta, extrema. Y nadie puede querer siempre a otro, porque hay momentos en los cuales lo odia, lo hecha, lo aleja, le reprocha, lo agrede, lo insulta, etc. Y no me convence eso de "ah!, pero todo eso pasa justamente porque lo quiero, porque sino ni me afectaria". Patrañas. Pasa porque los seres humanos actuamos de formas aun mas misteriosas de las que actua el Señor (asi dicen, no?)

"Siempre" es algo que no podemos afirmar ni prometer. Porque si te digo "voy a estar siempre a tu lado", y mañana me pisa un taxi y me la paso 20 dias en el hospital recuperandome, no puedo estar a tu lado. Bueno, eso es un accidente. Pero si al cumplir años comienzo a pensar que tantas ganas de estar a tu lado no tengo, que pasa? Me tengo que quedar solo porque dije que "siempre" lo haria? Y ahi caemos en el valor de la palabra.

Pero una cosa es dar mi palabra sobre algo que puedo controlar, y otra prometer sobre factores temporales que se nos escapan de las manos. Y a la ciencia tambien. Se ha logrado hacer perdurar algo para "siempre"? Que yo sepa, no. Habria que ver el asunto de Walt Disney. Para el resto, el infinito es solo matematico.

Algo muy similar me ocurre con el "nunca". Es impreciso. Aunque reconozco que en algunos casos, puede ser que aplique mejor que el "siempre". Si me preguntan, alguna vez le diste un beso a una vaca? Yo digo "nunca". Y eso es cierto. Le he dado besos a cada sapo... Pero vacas no. Ahora, si me preguntan, alguna vez vas a dejarme? Y me contestan "nunca", hmm. Nadie puede aseverar eso. Con que herramientas? La voluntad? La determinacion? La eleccion? Sisi, que lindo. Puedo hacer chasquear los dedos de mi mano, y en menos tiempo del pensado, algunos cuantos en el mundo estan en ese instante rompiendo, cambiando, alterando sus supuestamente sostenibles voluntades, elecciones y obstinaciones.

Y celebro que eso pase!


En fin... Tanto formalismo con el "siempre" y el "nunca", tanta presion por lo "blanco" o "negro", me agota. Las carceles mentales limitantes de las opciones, de pensar lo que se da por supuesto es de determinada manera como eso, un todo absoluto, y cerrarse obstinadamente a otras visiones, me da miedo.

No creo que sea ideal el estar obsesionandonos con marcos sobre lo que se puede, debe hacer y no, lo bueno, lo malo, lo sucio, lo limpio y puro, lo previsto, lo establecido, lo que es socialmente esperado, lo legitmizado.

Yo que se. Quizas este muy loca... Pero hay algo que se.

Me tengo fe

Envoye avec Windows Mobile d Movistar

No hay comentarios: