martes, 20 de diciembre de 2011

En recuperación: Día 5

Hoy es un día perro. No se de dónde viene eso de decir "día perro" a los días malos, de hecho, los perritos pasan mejores días que todos nosotros. Pero bueno, no importa, algún día voy a buscar la etimología del dicho. Algún día que no sea un día perro...

Cuestión que esta herida no para de dolerme y yo estoy intentando decidir si me hago accionista de YouTube o si mejor soy productora de NatGeo. O competidora de la Bella Durmiente.

Ya no puedo mas. Quiero que estos puntos se cicatricen , que me deje de doler y recupere mi movilidad a la cuenta de 3! 1... 2... 3! (chask! - chasquido de dedos fue eso). Nada. Uff. ¿Dónde está Harry Potter cuando lo necesito?

Ese es el gran problema con los héroes. Ni se asoman cuando más los requerimos. ¿O alguna vez vieron la Batiseñal en el cielo mientras caminaban por una calle oscura y peligrosa? ¿O justo cayó Superman cuando se largó una lluvia increíble y ustedes estaban sin paraguas? ¿O Linterna Verde les tiró datos para el examen ese para el cual no estudiaron? No, nada de nada. O sea, nos hacen falta héroes de verdad.

Y, de paso, con vestuarios mejorados. Eso de la malla entera roja y azul, verde o azul y negra, pegada al cuerpo, ya no va mas. Ni a Spiderman le queda sexy.

Lo que tampoco es para nada sexy es este documental que estoy viendo en Discovery, acerca de las máquinas medievales de tortura. Hasta ahora ya ví varias que cortaban cabezas, otras que estiraban miembros, pero esta que muestran ahora es la más asquerosa sin dudas: hay un señor (bueno, es un muñeco en realidad) acostado, con la maquina por encima, a medio metro. Le abren el abdomen y le sacan el intestino, lo clavan en una madera que da vueltas, como si fuera un Spiedo y .... aghhh... no puedo seguir contando. Terrible, les recomiendo que no lo vean.

Así fue como entonces el dolor se me pasó por un rato, porque no vamos a comparar un tajo de 18 cm con que te saquen las entrañas para afuera; así que el famoso dicho de "si mirás para tu lado siempre habrá alguien peor", se convirtió en una verdad.

En fin.

Otro día más en el Paraíso...


No hay comentarios: