jueves, 22 de diciembre de 2011

En recuperación: días 6 y 7

Es que ayer tuve un día tan cruzado que ni ganas de escribir me quedaron. Terminé agotada y llorando a moco tendido, como cuando tenía 5 años. Increíble.

Fui al cirujano, que me dijo que tengo 30 días de reposo. Y no me quitó los puntos. O sea, AHHHHH!!! Y bueno, me desesperé. Y me colapsé y discutí con un par de personas, y lloré, y maldije en muchos idiomas, y después me dolía la herida a lo loco.

Claro, ahora que caigo, la maldición de Eva siempre se comportó como una reventada para mí, imagínense adicionalmente teniendo la panza cortada.... En fin, que tampoco es tan grave.

Luego de pensarlo bastante, y de haberme tomado muchos calmantes para el dolor, y de haber charlado con mi familia y amigos, he decidido ir con una actitud de calma. Porque en sí, tampoco hay muchas otras opciones. O me vuelvo loca y me lamento de mí durante todos estos días, o hago cosas productivas, me distraigo y le doy para adelante.

En ese análisis profundo de la situación, descubrí que el dramatismo de nada sirve (bah, en realidad es inspirador para escribir novelas y posts, pero no para la vida práctica) y también que cada uno toma las decisiones que quiere y que por más que yo patalee y grite, nada cambia. Cosa que me parece fantástico, porque cada ser humano es autónomo y decide lo que mejor le convenga (o no), pero decide al fin. Y yo también, claro. Así que bueno, a partir de ahora me saqué un peso de encima y ya no me hago más problema por esas cosas que antes me causaban dolores de cabeza.

Vamos con unos ejemplos prácticos: Si hablo y no me entienden, no me esfuerzo en explicar. Si hablan mal de mi, no me esfuerzo en aclarar. Si me quieren llamar por teléfono, buenisimo. Si no, buenisimo también. Si me quieren visitar, que genial. Si no me quieren visitar, que genial también. Si les molesta lo que escribo, que pena, voy a seguir escribiendo. Y así. Es bastante claro, ¿no?

Es una buena estrategia para despedir el 2011 con lo poco que me queda de salud mental intacta, y darme una oportunidad para que en el 2012 mi psiquis se acomode. Aunque tampoco hace falta tanto, porque el mundo se termina en diciembre, así que calculen que para octubre-noviembre la gente ya va a estar en pánico y nadie va a estar cuerdo. Por eso no puedo adelantarme y perder mi 10% de equilibrio ahora. Lo necesito para el momento del Armaggedón.

Y aparte, no está bueno sentir lástima de uno mismo. Es patético. Porque no tengo nada como para sentir lástima de mi, apenas si tengo unos 16 puntos de cesárea dolorosos. Hay tantas personas que la están pasando peor que yo... Entonces, wake up!!! Arriba!! Cu-cu, cu-cu!! Esta es la hora de comenzar con los éxitos.

Eso es lo que voy a hacer en estos días. Ocuparme de mí al 100%, de mi recuperación y mi futuro exitoso como escritora. Después de lamentarme y revolcarme en mi pateticidad, activé mis centros energéticos para poner manos a la obra y comenzar a trabajar por mi fortuna. Espiritual, emocional y sí, por que no? material también.

Que emoción!

Gracias mioma! Sin vos, no hubiese tenido este empuje, este reto, este desafío para superarme una vez más a mi misma y demostrarme y demostrarle a todos quién soy, lo fuerte que soy y lo mucho que puedo lograr.

Gracias familia! Por estar a mi lado, aguantarme y contenerme!
Gracias amig@s! Por acompañarme, mimarme, llamarme y tenerme paciencia!

Gracias 2011! Por haber traído tantas experiencias, por enseñarme a estar sola y disfrutarlo, por volverme loca y dejarme viva, por las rupturas, las separaciones y las mentiras! Por los buenos ratos y los calores y la humedad y la lluvia, por tantas corridas!

Gracias Jimena! Por ser quien sos, tan especial y única. Y no te preocupes, que aunque algunos te hieran, vos siempre podés más. Que cuanto más difícil sea el camino, más grande será el regalo a recibir!

Que mientras los marcianos se lleven a todos en sus naves y se desesperen, vos vas a estar elevada en la luz con tus maestros egipcios de quienes aprendes tanto!

PREPARADISIMA PARA EL 2012!

No hay comentarios: