lunes, 23 de enero de 2012

Bellísimamente inspirada

La noche me inspira. Todos los poderes divinos de mis seres de luz se hacen carne y siento que puedo materializar cualquier pensamiento. Como si fuera Aladino: mis deseos son órdenes.

En este preciso momento estoy tentadisima de accionar la poderosa Ley de Atracción que tan bien me funciona. Y enloquecer las ondas vibratorias del Universo para que corran hacia lo que deseo y lo traigan hacia mí.

De hecho, tengo que confesar que ya lo hice. Soy una persona ansiosa, y la velocidad del Universo me responde. No importa qué tan grande sea el pedido, si creo en el, si lo veo, si lo toco, si lo asumo como ya realizado; lo tengo.

Mi alma ahora es liviana, libre, y vuela bien alto. Los miedos se desintegraron, y la magia del amor me abraza.

Belleza pura. Y de la mano de la felicidad.




No hay comentarios: