martes, 17 de enero de 2012

La magia del Universo

Existen momentos en los cuales las imágenes que nos rodean son oscuras, y nos resulta difícil visualizar los motivos de los acontecimientos vividos o darle significado a las señales. Es en esos momentos cuando la tierra debajo de nuestros pies tiembla, los cielos se abren y el grito desesperado que brota de nuestro pecho se hace eco, como una plegaria de socorro.

La oscuridad parece apropiarse de nuestros sentidos; la piel se escama, se pierden sensaciones.La voz se resquebraja y sólo emitimos palabras mudas. Nuestros oídos únicamente oyen un críptico silbido persistente y agudo, nuestros ojos ven tan sólo espejismos y respiramos arena una y otra vez... hasta que nos ahogamos en el agua irreal del oasis soñado...

Pero entonces, y de forma sutil y silenciosa, el Universo comienza a mostrarnos que aún queda más. Las "casualidades" cotidianas se manifiestan y aquellos pequeños espacios vacíos van cediendo lugar a expresiones de amor real. Una suave brisa que aviva nuestro adormecimiento mientras caminamos cabizbajos hacia nuestro hogar. Una sonrisa regalada por un extraño en el metro o una canción callejera que rememora antiguas sensaciones. Alguien que nos llama y nos pide ayuda. Un libro perdido en nuestra biblioteca, que brilla y nos transmite un mensaje de luz al abrirlo azarosamente.

El despertar comienza lentamente, aquello que vivimos recobra perspectiva y los latidos del corazón del dolor se estabilizan.

El riesgo de ver nuestra esencia entregarse a la desaparición se transforma en energía vital de supervivencia, de aprendizaje y poder.

En el poder del Universo.

Entregados a su misterioso e imprevisto fluir, nos envolvemos en la liberación de nuestra mente.

Y en el deleite de la convicción de la efectividad de su fuerza.

El Universo se mueve y recrea estrategias para que el juego de vivir sea una sorpresa permanente.

Y para que lo que tenga que ser, sea.

1 comentario:

David del Bass dijo...

Esta muy bien el blog, no lo conocía hasta ahora, me pasaré más a menudo a leerlo. Aprovecho para felicitarte el 2012, un saludo!!