domingo, 29 de enero de 2012

Volver al futuro: el ataque del 152

Aca estoy nuevamente. Porque los viejos amores nunca se olvidan. Y el que yo tuve con esta linea de colectivo, fue verdadermente intenso.
Asi que hoy estamos tirandonos una cañita al aire, y pegoteandonos con unos deliciosos 30 y pic grados de calor, debajo de sus sexys chapas y asientos tapizados para clima polar.
La cuestion es que decidi pararme.
Prefiero estirar las piernas a tener al lado a un señor sudado, sin desodorante y falto de cariño, refregandose en mi brazo.
Igual, no pego una.
Me paro, toda ofuscada, y encuentro un agradable espacio cerca de la ventana. A los 5 segundos sube una parejita. El flaco se parte, tiene un aire a Superman. Tambien viaja con una valija, como yo, y viene y se para justo delante mio. Wow. Vaya vista! Todo para que al medio microsegundo caiga la rubia tarada, bronceada, aburrida... (jájajjáj, que buena cancon!) y se le pegue como ventos o mejor dicho, como pulpo con sus muchos brazos, mientras me echa una mirada estilo: este hombre es mio, perra. Ok, patetico.
La miro con mi deliciosa sonrisa ironica, le transmito con el pensamiento: flaca, quedate con tu ejemplar macaco, q es muy lindo, pero yo estoy para cosas mejores, me doy media vuelta muy expresivamente, miro la ventana y les doy mi hermosa espalda. De paso el involucionado disfruta de la vista de mi bien dotada retaguardia.
En fin.... Intento concentrarme en los mantras que suenan en mi ipod, cuando escucho: chuik, chuik, chuik.
Otra pareja del otro lado mio, muy efusivamente besandose y manoseandose a plena luz del mediodia en un bus repleto de extranjeros.
Ok, esto es demasiado.
Que me subi, al colectivo de Cupido? Al bus del amor?
Bueno, saben que? Ni me importa.
Por suerte, ya me bajo.
Puf!

Envoye avec Windows Mobile d Movistar

No hay comentarios: