martes, 13 de marzo de 2012

El paraíso está en la Tierra

Definitivamente.

No hace falta morir para llegar a él. Aunque por momentos parece como si uno pudiese morir de amor o de felicidad, porque el corazón se comporta como a punto de explotar o salirse de su lugar. Como latiendo fuerte y luego deteniéndose arrítmicamente.

Flotar con los pies firmes sobre el suelo. Cerrar los ojos y flotar alto, despojándome de mi cuerpo, tan sólo sintiendo mi alma, que es libre y liviana. Que goza cada minuto, cada hora, cada mañana, cada tarde...

Disfrutar del amor en su expresión más pura y honesta es la belleza máxima que he experimentado en tanto tiempo. Un amor que no lastima, que no contamina, que no provoca discordia. Un amor que se llena de eternidad real, y no de palabras vacías de contenido o preparadas para un discurso formal ante quién sabe qué público.

Inmensidad, el sentimiento más sublime, más elevado, más iluminado que he experimentado. Dejarme caer en los brazos de la inmensidad del amor, en la pureza de la perfección de la sabiduría que el tiempo nos ha dado, que hemos aprendido. Dejarme sanar las heridas despacio, paso a paso, beso a beso.

Y sentir intensamente en mi piel la especial conexión que trae paz y naturalidad a mis días, que me muestra un camino nuevo, pero que se siente como si ya hubiese sido compartido antes, en otros tiempos.

Mirar a los ojos a aquel que me muestra su espíritu vivo, que me enseña acerca de la paz de la mente, de la compasión. Aquel que me arrebata el ego y me libera de mis ataduras, quien me deja volar y abrir los candados que me encierra en preocupaciones y miedos.

Aquel que me brinda seguridad, paz, contención. Real. Tangible.

Un ángel.

Mi ángel.

Y con él, vivo en el paraíso.

jueves, 8 de marzo de 2012

Trolls, energías y un remanso de cultura

Estos días han sido intensos. Nada nuevo en mi maravillosa vida. Vivo cada día como una sorpresa, y cuando la caja de Pandora se abre, me encuentro con escenarios curiosos, frases inolvidables y trolls. Sí, así es. Trolls que viven en los bosques de Noruega.

Cuando pienso en Noruega se me viene a la mente el mapa ese que me hacía estudiar mi profesora de geografía del secundario, donde comenzábamos con los nombres de los países y sus capitales, y terminábamos pintando ríos, montañas, climas y nombres importantes. Una obra digna de admiración para la clase de arte, pero muy poco práctica para aprender todo eso junto. En fin, la cuestión es que Noruega tiene trolls. Me imagino que a esta altura del mundo, ya saben lo que son los trolls. Unos "cosos", porque no se si son semi-humanos o monstruos, muy muy altos que comen gente y animales. Y que están, estilo Jurassic Park, rodeados de cercas electrificadas para que no salgan de los bosques. Pero parece que no es tan fácil esto de la reserva ecológica de trolls, porque los del bosque se enfrentan con los de la montaña y se tiran piedras enormes y rompen árboles, entonces como son indisciplinados, la agencia de inteligencia contra los trolls contrata a un cazador para que cuando están muy sublevados, los mate. Con unas lámparas enormes de luz, porque al igual que los vampiros, no resisten la luz solar. Pero resulta que los trolls contrayeron rabia y por esos se vuelven agresivos, entonces al cazador le dan pena, y piensa que su trabajo es el de un genocida.

Increíble toda la información útil que uno aprende mirando una película un lunes por la tarde. Como cuando aprendí el nombre "Adirondask" en la clase de Geografía, que creo corresponde a un pico elevado de algún lado y yo dije que iba a ser el nombre de mi perro cuando tuviera uno. Pero se ve que después me olvidé, porque cuando tuve a mi perrita le puse India. Bueno, en realidad Adirondask es nombre de perro-macho, asi que todavía estoy a tiempo.

Y así como para algunas personas soy una gran maga egipcia y me ofrecen trabajo de "oraculista", a otras les doy miedo y me advierten sobre "las fuerzas a las que invoco y las energías que manejo" (?) WHAT? Y esto que les cuento no es otra película, quiero aclararlo; porque aunque no lo parezca, es pura vida real.

A veces la gente me confunde. Y cuando me confundo, de tanto pensar sobre la confusión, me agoto. Y cuando me agoto, me aburro. Entonces deja de interesarme. Y este es un buen ejemplo que ilustra mi punto: la gente confunde mi espiritualidad y mi admiración por Egipto, con la magia ritual, los espíritus y las energías. Es como comer una hamburguesa de carne siendo vegetariano, y acompañarla con salsa de banana, confites y una buena copa de aceite de maiz para degustar. De mal gusto, todo mezclado e incomprensible. Y, ciertamente, cae mal. Muy mal.

Pasa que la soberbia abunda en la presente Edad Dorada de la Iluminación, y los falsos gurúes pululan. Lo que no pulula es la instrucción, la educación, la lectura.... ni mucho menos la humildad y el desapego. Y mejor que ni hablemos del ego bien elevado sobre los almohadones a modo de trono, y a modo que los demás ofrezcan sus alabanzas al "maestro".

Menos mal que como para ir a intentar dormir un rato en paz, encontré una conferencia del Dalai Lama en la Universidad de California, acerca de la naturaleza de la mente.

Un remanso de cultura en tanto huracán caótico de sabiduría de galleta de la fortuna.

Que la luz divina se apiade de mi pobre alma.

O que me coman los trolls.

Que se yo...

"Donde hay soberbia, allí habrá ignorancia; mas donde hay humildad, habrá sabiduría." Rey Salomón


viernes, 2 de marzo de 2012

Sanscrito en la madrugada

Parece el título de alguna novela de misterio de Agatha Christie, pero no. Es mi pura vida. Que, aunque se ha reacomodado en un 99%, todavía sigue experimentando un 1% de rarez ocasional.

Entonces estoy, desde las 5 de la mañana, estudiando sánscrito. Una actividad de lo más común para cuando los seres humanos experimentan momentos de insomnio (?). Como cuando tenía 12 años y descifraba jeroglíficos. Algo así.

Y bueno, soy una tipa rara. Bah, digamos que poco común.

Entonces, entre puntito arriba, puntito abajo, rayita y sonidos de lo más curiosos, llegué a la conclusión que no es tan difícil... o será que mi capacidad de discernimiento a esta hora, luego de haber trabajado 9 horas, no es confiable. El chino me pareció más difícil, eso es un hecho.

Hoy más temprano vi un documental sobre Maria Magdalena. Que de paso, vale la aclaración, nada tiene que ver con el sánscrito, pero me acabo de acordar, y merece la pena mencionarlo. Porque no sabía que la iglesia había retractado sus siglos de calificación de prostituta y demoníaca hacia su persona. Hicieron algo parecido al perdón a Galileo.

Y hablando de Galileo, el Vaticano abrió parte de sus archivos secretos, donde están los detalles del juicio al genio, y las cartas con chusmerios sobre Enrique VIII y sus mujeres, y seguro alguna que otra cosa interesante, algunos trapitos que salieron al sol.

Aunque es muy probable que ninguno de sus contenidos mostrará cómo Irineo fue el que seleccionó los cuatro evangelios actuales y decidió que únicamente estos serían los que conformarían la fe religiosa católica, dejando de lado varios otros, por apócrifos. Esto viene a que también vi otro documental sobre el Evangelio de Judas, donde parece que al final no era tan malicioso como nos hicieron creer.

Así que la conclusión de este post es bien sencilla: no todo lo que reluce es oro ni tampoco todo lo que parece ser, es. Si el sánscrito no es tan difícil, si María de Magdala no era una prostituta sino una mujer adinerada quien pudo haber financiado las "campañas" de Jesús, si Judas Iscariote no fue un traidor sino un fiel discípulo, íntimo confesor del Mesías .... vale la pena entonces sumergirnos en la cultura, en la investigación y en la iluminación, para abrir nuestras mentes y despertar a nuevos conocimientos.

Para romper con los viejos esquemas de pensamiento y ampliar nuestra mirada, para generar comprensión y compasión, para visualizar diversos ángulos y alimentar la tolerancia.

Con el fin de hermanarnos cada día más.

Y para eso están los amigos NatGeo y History Channel, los libros, las bibliotecas, hemerotecas y la Internet.

No me digan que no se animan.... si yo aprendo sánscrito a las 5 a.m. .... vamos, que ya cualquiera puede hacer cualquier cosa!



El conocimiento descansa no solo sobre la verdad sino también sobre el error.
Carl Jung