domingo, 13 de mayo de 2012

En destino

Finalmente, y luego de unas 26 horas de estar en aviones, aeropuertos, hotel y demases, estoy en destino.

Agotada, pero feliz.

El ultimo avion que me tome, creo que fue ayer, era un avioncito chiquito, como de esos que se arman a escala, al que me subi despues de haber llegado a su puerta en un bus muy pro, lleno de gente que hablaba raro y que, obviamente, me miraban raro tambien. No se si soy yo que estoy con un delirio paranoico, cosa que puede ser muy probable, ya que como ultimamente estoy muy aburrida de no hacer nada me busco cosas raras para divertirme, o la gente me miraba mal. Tambien puede ser porque soy tan linda que no lo podian creer, o porque como soy morenita bronceada y venia con una bolsa de Brasil les llamaba mas la atencion.... o quizas porque despues de viajar tantas horas y aunque me encargue de higienizarme en cada uno de los toilets que encontre, olia un tanto a hipopotamo enojado.... quien sabe...

Cuestion que me subi al avion a escala, me comi un sandwich (o "sanvuiye" como mis amigos de TAM insistian en mencionarlo) de queso con pan integral y me tome un jugo de manzana y en una hora, luego de pasar por muchas nubes bien altas y campos bien verdes, estaba en mi destino final.

Y, lo que me hace aun mas feliz: mi equipaje llego sanito y salvo, sus rueditas funcionando y sin rasgunos. ESO ya es mucha suerte.

Hace frio, muuuuucho frio. Y es verano, conste. Pero es tan lindo aca, que vale la pena salir a congelarse y visitar estos lugares.

En eso estoy ahora.

Viena, ahi voy!

sábado, 12 de mayo de 2012

Another brick in The Wall (otro ladrillo en La Pared)

Sigo viva. Increíblemente estoy sentada OTRA VEZ frente a la puerta de embarque. Esta vez, es la puerta 11. Un número primo. Los números primos me gustan, y desde que leí "La soledad de los números primos", más me gustan. Mi preferido es el 13. Pero el 11 no está mal.

Bueno, cuestión que logré pasar bastante dignamente mis 10 horas sentada en el huevo volador. Y Zeus escuchó mis plegarias y sigo invicta en el acompañamiento de menores hiperactivos. No pude hacerle la danza de agradecimiento con cánticos en el baño del avión porque era muy pequeño y porque las azafatas y azafatos tenían caras de policías, así que me dió miedo portarme mal.

Ojo que acá en Frankfurt hay niños también, muy muy rubios y que hablan raro. E hiperactivos. Así que se ve que es una pandemia.

Y ya que menciono lo de hablar raro, este tema de la incomprensión del idioma local sigue siendo un desafío. Esta vez un poquito más difícil, digamos que estoy frita, porque no entiendo ni cuando me dicen "buenas tardes".

Agradezco al Olimpo que "pasta" es una palabra bastante fácil de escuchar y se ve que internacional, porque cuando llegó la hora de elegir el plato de cena, entre medio de todos los "hrhksjkw jlslweind qdclslajicen" que escuché, sonó la palabra "pasta" y se abrió el cielo con un rayo luminoso. Y cantaban algunos ángeles (o pueden haber sido extraterrestres, porque dice el History Channel que en realidad todos los ángeles son extraterrestres, pero las personas de aquellas épocas no sabían cómo describirlos y los llamaron ángeles (?), y yo dije con cara de póker: Pasta, please. Soy una genia.

Igualmente, el idioma es la menor de las maldiciones ahora. He experimentado la de "NO PASARÁS". Algo así como animarse a cruzar Winterfall (los que miran o leyeron "Juego de Tronos" me van a entender).

Oficial de Migraciones: Adonde viaja?
Yo: A Viena
OM: Motivo?
Yo: Vacaciones con un amigo
OM: Un amigo?
Yo: Un mejor amigo
OM: Hace cuanto que lo conoce?
Yo: (pienso rápidamente que estoy jodida) Un año
OM: (sonríe pensando que soy una tontita) Y adonde se va a quedar?
Yo: En su casa
OM: Es un chico o una chica?
Yo: Un chico
OM: Tiene una carta de invitación?
Yo: (pienso que estoy MAS que jodida) No
OM: Entonces necesito ver su ticket de regreso
Yo: Si, claro (le muestro el ticket)
OM: Y de que trabaja usted?
Yo: (ok, ahora si que estoy jodida. Explicarle la larga historia de haber dejado de trabajar luego de 6 años, de mi mes de vagancia y de mis proyectos me aseguraría una deportación express) Soy escritora freelance. Y estudio
OM: Qué estudia?
Yo: Historia, en una universidad en Buenos Aires
OM: Y cuánto dinero trajo?
Yo: 700 euros
OM: Los puedo ver?
Yo: Si, claro (saco los billetes y se los cuento)
OM: Tiene seguro de viaje?
Yo: Si, claro
OM: Lo puedo ver?
Yo:Si, claro (le paso el papel del seguro)
OM: (me mira. Mira la foto de mi pasaporte. Me mira. Me mira de nuevo)
Yo: (Transpiro. Pero sonrío confiada.)
OM: Bienvenida a Alemania. Disfrute su estadía. (Sello en pasaporte)
Yo: Gracias! (Me alejo rapidito de la puerta a ver si se arrepiente)

Pasé.

Pensamientos silenciosos:

1) Si yo hablara alemán hubiese sido más sencillo el acceso?
2) Si tuviera un pasaporte de la UE y hubiera hecho la fila exclusiva, significaría que entonces vendría con buenas intenciones a Alemania y sería menos sospechosa que ser Latina?
3) Si los 700 euros me los hubiera guardado en el corpiño, tendría que haberme metido la mano enfrente de los oficiales y contar uno por uno los billetes enrolladitos? La próxima voy a hacer eso...

Y ahí no termina. La humillación continúa teniendo que pasar 2 controles migratorios más, donde me hacen sacar el pullover, el pañuelo, los aros, el anillo, el colgante, los zapatos, dejar el bolso, sacar la compu del bolso, la camara de fotos, poner el pasaporte con el boarding pass en una bandeja aparte, pasar por el detector de metales, ser examinada con un dispositivo manual, dejarme manosear por una oficial, sentarme y sacarme las medias y que me miren los pies... Estem... no será mucho? Si sabía traía un examen de orina y una muestra de sangre... Estoy un poco enojada, pero no voy a dejar que arruine mi alegria.

Estoy a 30 minutos de abordar. Menos mal que es el último avión, porque otro más y me tienen que implantar un estómago nuevo. Ah, no, se llama transplantar... ja!

Por cierto, mucho Europa, mucho control, muy primer mundo, pero los baños son un asco.

He dicho.

Ajsta ej projximo pojst (acá se habla con muchas "j", acostúmbrense)





viernes, 11 de mayo de 2012

El mundo carioca

Aca estoy, todavia sigo viva. Sentada enfrente de la puerta 36-46, o sea que estoy sentada frente a 10 puertas en realidad. Pero yo veo una sola.
Bueno, por suerte la maldicion del nino hiperactivo no me toco en el avion, pero surgio una nueva: la maldicion del Idioma no Hablado.
Azafata: ovo o savuiye? (Conste que estoy escribiendo como me sonaba a mi cuando lo escuche)
Yo: (cara con ojos de huevo) perdon?
Azafata: ovo o savuiye?
Yo: (cara de poker) espanol? English?
Azafata: no. Ovo o savuiye?
Miro a la azafata levantando una ceja. Miro a mi companera de asiento. Mi companera de asiento mira al novio que esta al lado. El novio mira a mi companera. Mi companera me mira y me pregunta: que es savuiye? Yo: no tengo ni idea, sera sandwich?
Yo: ovo
La azafata me da la bandeja contenta.
Preguntas existenciales:
1) Las azafatas en realidad son robots programados para repetir frases en un unico idioma? Es falso el mito de la azafata poliglota?
2) Deberia haber prestado mas atencion en mis clases de portugues?
3) No seria apropiado volver al esperanto?
4) Me habre comido un huevo revuelto al final?
Cuestion que ahi no termina esto.
Al rato de la discusion por el huevo o la gallina, viene otra azafata que tenia cara de jefa, y me trae un cafecito cortado en un mini vacito de telgopor. Esta vez se ve que la experiencia dejo una ensenanza: me mira y me muestra un sobre de azucar y otro de edulcorante. Senalo el edulcorante. Me lo deja y se va contenta. Genial. Volvimos a la comunicacion gestual de la Edad de Piedra. Me encanta.
Lo curioso no es que me trajo un cafecito, sino que fui a la UNICA que le trajo un cafecito. Coincidentemente, luego del primer sorbo, comenzo una agitada turbulencia.
Mas preguntas existenciales:
1) Habre sido un sujeto de prueba de alguna droga que genera la sensacion de turbulencia en los pasajeros para que se diviertan?
2) Querrian comenzar una nueva discusion: el azucar o el edulcorante?
3) Habran estudiado mis gustos y me sirvieron un cafe exactamente como me gusta para que me quede tranquilita y no me queje por el ovo?
4) Me habre tomado un cortado?
No se, pero haya sido lo que haya sido, me lo tome. Una vez que paso la turbulencia, claro.
Oh zeus, vuelvo a implorar tu piedad: conjunto de jovenes argentinos esperando cerca mio, gritando (con acento de barrio norte, obvio gordi) y con un menor, tambien hiperactivo. Por favor gran patrono del Olimpo, no dejes a esta pobre mortal sentada 18 horas cerca de estos otros mortales, ten misericordia de mi y yo cantare en el bano del avion una oracion de agradecimiento!
Acaba de pasar la tripulacion. Y donde esta el piloto? No se, porque el que paso mide como 1.20 mts... Y las azafatas como 2.25 mts...
Mejor que me quede quietita en el avion y cuando me pregunten algo en aleman, yo digo: danken y listo. O Scheiner, y que me traigan una cerveza bien helada.
Necesito un diccionario... Grrr...
Enviado desde mi BlackBerry de Movistar (http://www.movistar.com.ar)












Puerta 4

5 y 10 de la manana. Creo que hace frio, pero la verdad es que mucho no lo siento.

Aca estoy, sentada frente a la puerta 4, preparada para dar el primer paso al Big Bang.

Si sobrevivo a las casi 16 horas que llevo sin dormir, claro. Mi cabeza esta como dentro de un casco de astronauta, asi que por algo de lo espacial comence. Igual, no tengo ni idea de como se siente tener un casco de astronauta, pero me imagino que debe haber eco, como ahora en mi cabeza.
Cuestion que hoy, 11 de mayo de 2012 me subo a un avion y me voy a pasear unos dias por ahi.

Y como no podia ser de otra manera, me llevo a Eva. Sisi, Eva, la de la maldicion. No, no es que quiera andar publicando por el mundo que me llego el dia femenino, simplemente estoy utilizando este recurso para mostrarles con claridad como, aun habiendo limpiado karma, algunos fantasmas me persiguen en forma de antiguas maldiciones ...

Asi como tenemos a Eva, en su momento tuvimos a Rubik, ahora tenemos a la Huella Dactilar Rebelde.
Oficial de Migraciones: por favor apoye el dedo gordo derecho en el lector y presione
Yo: (con cara de seria) ok (y apoyo el dedo)
OM: apoye mas fuerte
Yo: (cara de : mas fuerte y me lo quiebro) ok (presiono mas fuerte)
OM: a ver, apoye el pulgar izquiero y presione.
Yo: (cara de poker) ok (apoyo el otro dedo gordo)
Nada
OM: apoye el indice derecho por favor.
Yo: (cara con ojos de huevo, mirando el lector con odio) ok. Que, no sale?
OM: no, no las toma. Mueva el dedo mas abajo y presione mas fuerte.
Yo: (conteniendo la risa) bueno
La OM me aprieta mi dedo con su dedo. Yo intento no reirme.
Me mira. Mira el pasaporte. Larga aire por la boca ofuscada. Me mira.
OM: pase, pase. Yo me arreglo con esto.
Yo: bueno, gracias
Paso tranquilamente, huyo del free shop y me encamino a mi puerta de embarque.
Ok, conclusiones:
1) He logrado hacer desaparecer mis huellas dactilares con el poder de mi mente
2) He logrado dominar los escaneres electronicos y soy invisible
3)Genial la seguridad aeroportuaria. Podria haber sido Scarface y pasaba silbando bajito.
Adicionalmente, hay un nino con energia extra corriendo de aqui para alla a unos 20 cm mios.
Sera un indicio de OTRA nueva maldicion que me acosara arriba del avion? Oh zeus, que he cambiado un tanto de parecer con respecto a los menores y la familia y ese tema, pero 3 horas con un pequeno gritando "palma, palma, palma" ... Oh zeus
Abrio el embarque.
Bon voyage!! (Y que el Olimpo me ampare!)

Enviado desde mi BlackBerry de Movistar (http://www.movistar.com.ar)




jueves, 10 de mayo de 2012

Mis orejas coloradas

Mis orejas coloradas,
que me queman como brasas,
son radares que me indican,
que por algunos lugares,
hay algunas pobres almas,
que se prenden a mi vida...

Y me nombran, me critican
hasta prueban pases mágicos
para ver si me derriban....

Creo que se ven princesas,
o hadas, super-muñequitas?
Si pueden ser algo asi...
Pinocho tiene hermanitas?

Es curioso que señalen,
que investiguen y que opinen,
digo yo, tendrán espejo?
O se los rompió el hechizo?

Es que,vamos, no es tan fácil
querer jugar a Merlina,
hay que llevarlo en la sangre,
hay que haberlo recibido,

Y saber jugar con fuego,
y encenderlo,
y dominarlo,
y quemarlas en la hoguera,
y apagarlo,
sin tocarlo...

Mis orejas coloradas,
están muy entretenidas,
y mientras junto los restos,
del humo de tanta escoria,
les dedico esta poesía...
No soy una hermosa amiga?!

Ahora ya, respiren hondo,
que el aire se encuentra limpio,
pidan piedad a los gritos,
para que la compasión las halle,
y no las deje en el camino...







martes, 8 de mayo de 2012

Un poco de que se yo y un poco de si, claro

En mi mente en este momento hay un poco de que se yo. De que se yo que estoy haciendo. De que se yo si hace frio o calor en este Buenos Aires humedo, neblinoso y tetrico, como si fuera una pelicula de Sherlock Holmes. Menos mal que no ando en busca de resolver asesinatos dificiles. Y menos mal que para eso ya la ciencia evoluciono bastante y esta CSI.
Tampoco se si es la lechuga que me hace mal, los nervios o el gas de la Coca Cola, pero tengo la panza como globo. O tanta despedida tras despedida. Despedida a medias, porque vuelvo. Pero parece como si fuera un viaje de no-retorno por momentos. Que se yo. Todos me estan diciendo cosas lindas y cuanto van a extranarme. Y eso me hace doler la panza tambien. Porque me da nervios, y se me junta con el que se yo y no entiendo nada.
Tambien por mi mente pasan momentos de si, claro. Un si bien afirmativamente positivo. Asi como un grito al estilo: "esto es Espartaaaa". Un si, claro de menos mal que siempre viajo con el Ipod, y me evito escuchar estas conversaciones de adolescentes tardios universitarios con acento de "naci en una familia de casta privilegiada y estudio en una uni top". Estos chicos sabran algo de lo que ocurre en el mundo y cuanta compasion hace falta en el para que evolucionemos y nos iluminemos? No, no creo. Si, claro; que seguro si me paro y hago un reportaje sobre el tema, me caigo redonda al piso del 152 (redonda propiamente dicho porque soy una bola que hasta puedo picar y rebotar).
Que se yo, quizas si empiezo a elaborar una plegaria a Zeus en voz alta, me escucha y baja con su baston y me libera de esta practica impadiosa de la compasion. Esto se llama, "la prueba del budista".
Si, claro en mi mente voy cantando mantras, pero en mi mundo de maya, donde todo es irreal pero realmente orquestado para que se perciba como tangible, el aire esta pegajoso y la gente se me acerca demasiado y no me gusta.
Otra opcion seria intentar levitar. Quizas del susto muchos se bajan. Aunque corro el riesgo de que alguno me reporte a alguna institucion mental. Si, claro.
Que se yo.
Que los dioses del Olimpo liberen el Kraken de una vez...
Enviado desde mi BlackBerry de Movistar (http://www.movistar.com.ar)





lunes, 7 de mayo de 2012

Mi pequeño mundo, a punto del Big Bang

Así es mi mundo, pequeño. Loco y pequeño.

Donde me siento por las tardes a leer cosas que mucha gente no lee; donde veo películas que a mucha gente no le gustan y donde como vegetales y prendo sahumerios. En mi pequeña casa, donde apenas entramos la cama, la tele, mi mini compu rosa, mis libros y yo. Y ahora la plantita de incienso.

Donde mando mensajes de texto locos a mi abuela, le pregunto por los chinos y los japoneses-vietnamitas, y donde los domingos voy a comer alguna exquisitez preparada por sus manos. Qué te pasa gorda, estás nerviosa? Ja, y de paso te llevo pilas de ropa sucia, porque no tengo lavarropas. Pero no te molesta, compartimos nuestros códigos como siempre. Salimos a la tarde y tomamos café. O caminamos por ahí y compramos libros. O miramos vidrieras. O nos vamos al cine. Que lindas que son las tardes de este otoño bondadoso de Buenos Aires, que nos han regalado tantos momentos lindos juntas. Ojalá pudiera estirar un poquito más el tiempo para pasar más días así, para disfrutar cada hora, sin estar ya nunca más presa en el alma y sufriendo, sino disfrutando de la libertad y la compañía que nos brindamos; porque eso me llevo conmigo en mi corazón. Las buscapinas después de comer a lo loco y los té de hierbas digestivas. Las siestitas de la tarde. La radio prendida con tus partidos de fútbol bajitos. Tus mimos de siempre y tu energía 100% para hacerme algún capricho, tomarte el colectivo y venir a verme o escuchar mis locuras por teléfono a la madrugada, cuando me agarra el ataque de caspa.

Sí es difícil. Un mundo pequeño que está a días de la explosión que lo convertirá en un Universo, bueno, sí, tengo un poco de miedo. Qué susto, como cuando no dormía porque pensaba que los extraterrestres iban a venir a secuestrarme. O cuando te dan los ataques de dolor de espalda o de panza y me hacés salir el corazón por la boca.

Está bueno crecer, digamos que tiene sus pro y sus contra, pero en general está bueno. Como que uno se convierte en un "otro adulto" y ya, pasas a otra categoría de asociados al club de la vida. Y hay que aguantarse algunos sentimientos solito, como para seguir creciendo.

Igual, mi mundo siempre va a ser pequeño. Simple. Como yo.

Donde mi vieja me hace las uñas y experimentamos cosas nuevas con los colores y los acrílicos y los geles, y después de 20 mil horas, cuando ya ni vemos con la luz de la lámpara, listo, me agoto y digo "bueno ya, me voy". O cuando te quedás a dormir y te reto por alguna pavada, que bruja que soy. Pero no me olvido de todos los detalles en los que estás para mí, ni en todos esos días mortales que pasamos con el post-cirugía de huevo gigante. O las noches que bailamos descontroladamente al ritmo de David Guetta. Me llevo muchas risas y hermosos recuerdos en mi corazón.

Y sí, estoy un poco asustada. No tanto como cuando me llevaban en la camilla para el quirófano, o cuando el Dr. Fumagalli me hablaba del tatuaje del escarabajo para entretenerme hasta que la anestesia me durmió. Pero tengo un 20% de susto.

En realidad, es una mezcla de emociones. Por un lado, el saber que soy completamente feliz y que por fin, luego de tanta vida, tanto remo, tanto darme el remo por la cabeza, tanto partir remos en la cabeza de otros, tanto quedarme sin remos, sin fuerza para remar o sin agua y miles de remos... por fin ahí estoy en un barquito lindo que navega por mar calmo, sol, calorcito, piña colada y capelina de diva. Y por otro lado, el barquito que se aleja de la costa conocida, donde las veo a ustedes que me dicen chau con la manito y se hacen chiquititas en la distancia....

Y que va a pasar después del Big Bang? No tengo ni la más mínima idea, como dice mi psicóloga, no podemos hacer futurología.

Pero el pequeño mundo, mi pequeño Otro Mundo está cerca de convertirse en un Universo, lleno de nuevos planetas, de estrellas que iluminarán mis pasos y de agujeros negros que intentarán devorarme.

No me puedo quejar, esta vida ha sido muy buena conmigo.

Es una encarnación más que piadosa, me ha rodeado de amor y de buena gente.

Abróchense los cinturones.

En unos pocos días verán la gran explosión.

martes, 1 de mayo de 2012

Buscando al Judas de mi vida

Luego de varios meses, de experiencias y muestras irrefutables, ya es un hábito seguir los mensajes del Oráculo.

Es una guía experta para cada uno de los momentos de esta nueva vida mía, y si trato de ignorarlo, igual con su poder sobrecogedor vuela, acecha y, cuando los resultados se muestran, me mira a los ojos sonriendo burlonamente, y me grita: "te lo mostré y no hiciste nada".

Por eso me dejo llevar a su mundo mágico, y no discuto. Sólo presto atención, escribo y analizo mi alrededor. Y me preparo para lo que se viene.

Cocodrilos y gatos. No son animalitos con los que uno desea estar involucrado en un asunto profético... Denotan traición. Amistades falsas que tan sólo intentan un acercamiento forzado para obtener algún beneficio que satisfaga sus egos. Engaños.

¿Quién se convertirá en el Judas que nos cuenta la iglesia, y hará que la traición me visite?

Claro que los cocodrilos no me pueden morder, ni los gatos tampoco atacarme. Porque de mi parte les espera la compasión. Y el dejarlos absortos en su propio plan malicioso al no encontrar eco en mí.

Porque aunque me rodeen, no me pueden hacer daño.

Porque dentro mío hay luz, felicidad y amor.

Y, sobre todo, porque el Oráculo soy yo.


Historias de mujeres comunes

Comparto estos primeros escritos, allá por el año 2009, cuando comenzaba a dedicarme a escribir.


Amanda

¡Cuanto hace que no practico mi francés! - pensó Amanda mientras regresaba de enseñar a sus alumnos de nivel 1 cómo conjugar el verbo etre.
Je suis, tu es, IL est... Pero que estoy diciendo! ¡Hablo en francés todos los días! Sí, claro, bueno… es una forma de decir, supongo…
Por ahora mis alumnos no están en un nivel de conversación avanzado… Creo que necesito un curso de mi nivel para no perder mi vocabulario…
Una vez en casa, luego de dejar la pila de libros sobre el sillón y de tomar un baño caliente, Amanda enciende su laptop.
“A ver cuántos emails tengo hoy” - pensó mientras abría una segunda ventana en su explorador y leía las noticias del día.
“0 emails” - el buzón de entrada estaba vacío. “Bueno, nada nuevo. Pero... ¿qué es esto? ¿Conoce gente por chat y comunícate con el mundo? … Hmm… ¿Habrá algún chat en francés?

LukeC: Hola
PrincessAmanda: Hola
LukeC: Lindo nick
PrincessAmanda: Gracias
LukeC: ¿Puedes hablar en francés?
PrincessAmanda: Claro, ¡es el idioma que enseño desde hace 3 años!

Fueron las primeras palabras en francés que Amanda y Luke intercambiaron esa noche.
Pero algo en ella le decía que no serían las últimas, había algo en aquel nombre que llamaba su atención.
Que la atraía.

¿Qué estoy haciendo? ¡Estoy hablando con un extraño!
Amanda estaba confundida.
Era la primera vez que entraba en una sala de chat y a pesar de ser una persona muy capaz con las computadoras y alguien que comprendía de software, de internet y de redes, esto no estaba registrado en ningún sector de su disco interno.

LukeC: ¿De qué parte de Argentina eres?
PrincessAmanda: Buenos Aires
LukeC: Dicen que es una bella ciudad. Yo vivo en Paris.
PrincessAmanda: Paris es definitivamente hermoso.
LukeC: ¿Siempre entras a este chat a hablar?
PrincessAmanda: No, de hecho es mi primera vez aquí.
LukeC: ¿Sabes por qué comencé a hablarte?
PrincessAmanda: No
LukeC: Me gustó mucho tu apodo.

Una hora y media había pasado desde el primer hola.
Amanda y Luke hablaron de sus vidas, de sus hobbies y de sus ciudades.
Como si ya se conocieran de antes.
Como si se hubieran reencontrado.

PrincessAmanda: “La despedida es una pena tan dulce que estaría diciendo buenas noches hasta que amaneciese”
LukeC: Romeo y Julieta. Uno de mis preferidos…” ¿Qué hay en un nombre? Si la rosa fuese llamada por otro nombre, igualmente su aroma sería tan deliciosamente dulce…
PrincessAmanda: Me tengo que ir. Mañana tengo una clase temprano. Si tenes mail, puedo escribirte.
¡Acabo de pedirle el mail! ¡Y él ni siquiera había mencionado el tema! Amanda, ¿qué estás haciendo?

LukeC: Mi mail es lukec@mail.com Me gustaría que me escribas.
PrincessAmanda: Buenas noches Luke
LukeC: Buenas noches Julieta. Dulces sueños.


Andrea

- Basta ¡ya no puedo más! ¡Así no voy a seguir! - Andrea gritaba y lloraba en su celular. Laura la escuchaba.
¡12 años! ¡12 años de casada! ¡Y así es como estoy! Yo soy su mujer, ¡él no puede ignorarme así! Si quería que sus compañeros de trabajo conocieran al bebé, ¡entonces que organice una cena en casa! Pero claro, ¡el tipo se lleva al bebé y a Nicolás al trabajo! Y yo ¿qué? ¿Yo no existo? ¡Esa gente me odia!
- Calmate Andrea por favor y explicame qué paso
- Se fue. Hoy se fue a la oficina con el bebé y Nicolás. Me dijo que iba a llevarlos a pasear. ¡Pero se fue a presentarlos a sus compañeros! ¡Y a mi esa gente no me quiere!
- ¿Por qué decís que no te quieren?
- ¿No te acordas de Fernanda, la recepcionista? Como olvidarme que ella hablaba con otra en el toilette de mujeres en la fiesta de la empresa, ¡hablaba de mí mientras yo estaba dentro de uno de los baños! Yo se lo dije a Juan ¡y él no hizo nada! ¡No me dignificó nunca! ¡Y ahora esto!
- ¿Dignificarte? ¿De qué hablas? Nadie tiene que dignificarte nada. La dignidad es algo tuyo  ¿por qué queres que te dignifiquen? ¿Dónde estás ahora?
- Me fui Laura. Me fui de casa. Hice los bolsos y me fui.  Estoy en la casa de mi prima Lucía. No voy a volver. Para colmo me llamó Nicolás. Me dijo que lo que yo había hecho no se hacía. Y que Juan estaba llorando. Y que cómo podía hacerle esto. ¿Te das cuenta? ¡Ahora la culpable soy yo!
- Lo que vos hiciste no está bien. Si tenés problemas con Juan, lo hablás con él. Te separás, te arreglás, llegan a un acuerdo, no sé. Pero vos tenés que pensar en el bebé y en Nicolás. Ellos son los que te importan.
- Ya sé
- ¿Llevaste el auto?
- No, me tomé un taxi.
- Decime la dirección de Lucía. Te paso a buscar y te llevo a tu casa. Llamalo a Juan y decile que en una hora estás ahí y que vas a hablar con él.
- Gracias Laura
- De nada. Para eso están las amigas.

Gabriela

3 a.m. Me despierto. La cama está fría. Y caigo en mi realidad: estoy sola.
Empiezo a llorar.
Tengo 35 años y estoy sola. Me despierto sola y me voy a dormir sola.
Los hombres solo quieren un poco de diversión y nada más. Porque no es que no tenga suerte cuando salgo, se me acercan muchos. Pero ninguno quiere nada serio. Yo quiero encontrar el amor de mi vida. Quiero casarme y tener hijos.
Sigo llorando.
Voy a llamar a Dolores.
Ella va a entender que esta noche tengo “el síntoma de las sábanas frías”
Ahora que lo pienso, Dolores tampoco está mejor que yo. O Patricia. O Ana. Y ella tiene 24.
¿Será que así es como estamos viviendo hoy?
Pero con ellas me divierto. La pasamos bien y nos reímos mucho. Nos apoyamos.
Dejo de llorar.
Creo que me voy a hacer un té.
Todavía tengo 3 horas antes de levantarme para ir a trabajar.

Daniela

Son las 11 de la noche. Hoy me pregunto ¿Quién soy? ¿Por qué? ¿Quizás habras encendido mi pensamiento con algún recuerdo tuyo que ahora está acá frente a mí?
No
Estas lejos
Miro por la ventana y puedo ver el cielo oscuro, casi sin estrellas. ¿Estarás observando las mismas que elegí yo? No lo sé. Tampoco se quién soy.
Hace un tiempo me sentía desolada. Incompleta.
Desolación. Que palabra tan vacía y tan llena de sentimientos.
Pero de repente estás ahí. O acá a veces. A veces ya no estoy tan incompleta.
Aunque solo por momentos la seguridad es absoluta y aparezco bajo las estrellas como alguien más que podría ser un todo completo.
¿Será este el momento en el que estás acá, con tu recuerdo frente a mí, enfrentándome con mi desolación de entonces? No. Seguís lejos.