sábado, 12 de mayo de 2012

Another brick in The Wall (otro ladrillo en La Pared)

Sigo viva. Increíblemente estoy sentada OTRA VEZ frente a la puerta de embarque. Esta vez, es la puerta 11. Un número primo. Los números primos me gustan, y desde que leí "La soledad de los números primos", más me gustan. Mi preferido es el 13. Pero el 11 no está mal.

Bueno, cuestión que logré pasar bastante dignamente mis 10 horas sentada en el huevo volador. Y Zeus escuchó mis plegarias y sigo invicta en el acompañamiento de menores hiperactivos. No pude hacerle la danza de agradecimiento con cánticos en el baño del avión porque era muy pequeño y porque las azafatas y azafatos tenían caras de policías, así que me dió miedo portarme mal.

Ojo que acá en Frankfurt hay niños también, muy muy rubios y que hablan raro. E hiperactivos. Así que se ve que es una pandemia.

Y ya que menciono lo de hablar raro, este tema de la incomprensión del idioma local sigue siendo un desafío. Esta vez un poquito más difícil, digamos que estoy frita, porque no entiendo ni cuando me dicen "buenas tardes".

Agradezco al Olimpo que "pasta" es una palabra bastante fácil de escuchar y se ve que internacional, porque cuando llegó la hora de elegir el plato de cena, entre medio de todos los "hrhksjkw jlslweind qdclslajicen" que escuché, sonó la palabra "pasta" y se abrió el cielo con un rayo luminoso. Y cantaban algunos ángeles (o pueden haber sido extraterrestres, porque dice el History Channel que en realidad todos los ángeles son extraterrestres, pero las personas de aquellas épocas no sabían cómo describirlos y los llamaron ángeles (?), y yo dije con cara de póker: Pasta, please. Soy una genia.

Igualmente, el idioma es la menor de las maldiciones ahora. He experimentado la de "NO PASARÁS". Algo así como animarse a cruzar Winterfall (los que miran o leyeron "Juego de Tronos" me van a entender).

Oficial de Migraciones: Adonde viaja?
Yo: A Viena
OM: Motivo?
Yo: Vacaciones con un amigo
OM: Un amigo?
Yo: Un mejor amigo
OM: Hace cuanto que lo conoce?
Yo: (pienso rápidamente que estoy jodida) Un año
OM: (sonríe pensando que soy una tontita) Y adonde se va a quedar?
Yo: En su casa
OM: Es un chico o una chica?
Yo: Un chico
OM: Tiene una carta de invitación?
Yo: (pienso que estoy MAS que jodida) No
OM: Entonces necesito ver su ticket de regreso
Yo: Si, claro (le muestro el ticket)
OM: Y de que trabaja usted?
Yo: (ok, ahora si que estoy jodida. Explicarle la larga historia de haber dejado de trabajar luego de 6 años, de mi mes de vagancia y de mis proyectos me aseguraría una deportación express) Soy escritora freelance. Y estudio
OM: Qué estudia?
Yo: Historia, en una universidad en Buenos Aires
OM: Y cuánto dinero trajo?
Yo: 700 euros
OM: Los puedo ver?
Yo: Si, claro (saco los billetes y se los cuento)
OM: Tiene seguro de viaje?
Yo: Si, claro
OM: Lo puedo ver?
Yo:Si, claro (le paso el papel del seguro)
OM: (me mira. Mira la foto de mi pasaporte. Me mira. Me mira de nuevo)
Yo: (Transpiro. Pero sonrío confiada.)
OM: Bienvenida a Alemania. Disfrute su estadía. (Sello en pasaporte)
Yo: Gracias! (Me alejo rapidito de la puerta a ver si se arrepiente)

Pasé.

Pensamientos silenciosos:

1) Si yo hablara alemán hubiese sido más sencillo el acceso?
2) Si tuviera un pasaporte de la UE y hubiera hecho la fila exclusiva, significaría que entonces vendría con buenas intenciones a Alemania y sería menos sospechosa que ser Latina?
3) Si los 700 euros me los hubiera guardado en el corpiño, tendría que haberme metido la mano enfrente de los oficiales y contar uno por uno los billetes enrolladitos? La próxima voy a hacer eso...

Y ahí no termina. La humillación continúa teniendo que pasar 2 controles migratorios más, donde me hacen sacar el pullover, el pañuelo, los aros, el anillo, el colgante, los zapatos, dejar el bolso, sacar la compu del bolso, la camara de fotos, poner el pasaporte con el boarding pass en una bandeja aparte, pasar por el detector de metales, ser examinada con un dispositivo manual, dejarme manosear por una oficial, sentarme y sacarme las medias y que me miren los pies... Estem... no será mucho? Si sabía traía un examen de orina y una muestra de sangre... Estoy un poco enojada, pero no voy a dejar que arruine mi alegria.

Estoy a 30 minutos de abordar. Menos mal que es el último avión, porque otro más y me tienen que implantar un estómago nuevo. Ah, no, se llama transplantar... ja!

Por cierto, mucho Europa, mucho control, muy primer mundo, pero los baños son un asco.

He dicho.

Ajsta ej projximo pojst (acá se habla con muchas "j", acostúmbrense)





2 comentarios:

Ѱe§enia Фsabelle ²º¹2 dijo...

Me da risa todo esto. Y no es que me alegro por las cosas dificiles que estas pasando, es que solo, pienso que lo estas haciendo muy bien. Llego a ser yo y estaría echa una bola de mierda, llorando sin parar y queriendo regresar a mi casa.

Que tengas buen viaje, y lindas vacaciones!!!

Sol Carbajo dijo...

uyyy eso de migraciones me hizo acordar a cuando fuimos a Londres con mi marido (eramos novios aun) yo con pasaporte europeo y el argentino, mil preguntas tambien! entras o no entras! jajaj me mato la relación con game of thrones! :P