domingo, 13 de mayo de 2012

En destino

Finalmente, y luego de unas 26 horas de estar en aviones, aeropuertos, hotel y demases, estoy en destino.

Agotada, pero feliz.

El ultimo avion que me tome, creo que fue ayer, era un avioncito chiquito, como de esos que se arman a escala, al que me subi despues de haber llegado a su puerta en un bus muy pro, lleno de gente que hablaba raro y que, obviamente, me miraban raro tambien. No se si soy yo que estoy con un delirio paranoico, cosa que puede ser muy probable, ya que como ultimamente estoy muy aburrida de no hacer nada me busco cosas raras para divertirme, o la gente me miraba mal. Tambien puede ser porque soy tan linda que no lo podian creer, o porque como soy morenita bronceada y venia con una bolsa de Brasil les llamaba mas la atencion.... o quizas porque despues de viajar tantas horas y aunque me encargue de higienizarme en cada uno de los toilets que encontre, olia un tanto a hipopotamo enojado.... quien sabe...

Cuestion que me subi al avion a escala, me comi un sandwich (o "sanvuiye" como mis amigos de TAM insistian en mencionarlo) de queso con pan integral y me tome un jugo de manzana y en una hora, luego de pasar por muchas nubes bien altas y campos bien verdes, estaba en mi destino final.

Y, lo que me hace aun mas feliz: mi equipaje llego sanito y salvo, sus rueditas funcionando y sin rasgunos. ESO ya es mucha suerte.

Hace frio, muuuuucho frio. Y es verano, conste. Pero es tan lindo aca, que vale la pena salir a congelarse y visitar estos lugares.

En eso estoy ahora.

Viena, ahi voy!

1 comentario:

Sol Carbajo dijo...

que lindo Jime!! que disfrutes mucho!!!