jueves, 14 de junio de 2012

Las cartas que no te escribo. Carta1

Hace días que no se nada de vos. Que te me desfiguraste, que dejé de conocerte. Ni siquiera puedo cerrar los ojos y recordarte, porque duele.

Hace 15 exactamente te despedí con los ojos llenos de lágrimas. Quizás en el fondo de mi corazón sabía que esa era la última vez que te veía. Quizás esa intuición que sale por mis poros fue mi guía y yo no la escuché.

No se que pensar, porque cuanto más pienso, más me pierdo. Cuanta más explicación le quiero encontrar, menos entiendo. Y más duele.

Duele como una herida abierta, como cuando me operaron. Creo que aún más. Duele el silencio y duele el tiempo, duele el olvido en este formato. Duele el desapego, el dejar, el soltar. Me duele soltarte.

Y me quiero convencer todavía de que existen esperanzas, de que puedo esperar un poco más, de que tengo que pensar en positivo y volver a creer.

Por momentos.

Porque el resto del tiempo tan solo soy un fantasma metido en este cuerpo que ya tampoco conozco.

Seremos dos desconocidos ahora? Será así y así se quedará?


No hay comentarios: