jueves, 28 de junio de 2012

"Me despierto a las 4 a.m." - Resultados de Google: 18,000. Explicaciones leídas: 3. Comerme un sandwich de queso con un vaso de Coca-Cola: no tiene precio

No tengo ni la mas mínima idea de por que bendito dios del Olimpo me despierto a esta hora en punto desde hace ya un tiempito. Un tiempito largo digamos. O sea, dejemonos de pavadas ya y reacomodemos el ADN, porque esto de dormir en bloques no lo termino de aceptar.

Y quizás ahí radique mi problema. No en que no acepto mi patrón de sueño dividido (que de hecho, también es un problema), sino en que directamente; no acepto.

Cosas. Muchas cosas que estrujo en mi mente y diseco, pero que se quedan aquí enteritas sin digerir. Hasta que se pudren, claro.

Y cuando estoy al borde de morir de asepsia, soy salvada por seres de luz que me protegen y me guían; y que se malhumoran y me sacuden un poquito mientras me gritan: DESPERTATE

Aceptar es parte del cambio. Es parte de aprender a mirarse uno mismo, a perdonar y soltar.

Porque por mas fuerte que quiera retener el agua entre mis manos, se va. Y es así. Y si bien puede no estar mas, habrá dejado algo bueno que a simple vista quizás no se perciba, pero si dejamos de mirar, aparece. Habrá saciado parcialmente mi sed. Habrá sido ese refrescante oasis en mi insolada cabeza que me dio una dosis de energía para seguir caminando por el desierto.

Hasta que llegue a mi destino.

Y entonces, al aprender a aceptar, estoy aprendiendo a ampliar mi campo, y me doy cuenta que por un ser humano que se alejo; se acercaron cuatro. Que gracias a ese ser humano que salio de mi vida y decidió no acompañarme; El Supremo con el nombre que mas les guste (reconocido, pagano o negado; tradicional, personal o mezclado) me regalo a otros seres humanos que si quieren caminar conmigo por las dunas esquivando cactus.

Porque vamos todos para el mismo lado. Y porque no nos detenemos en el camino, ni para huir, ni para volver hacia atrás, ni para probar un camello un rato y que se relajen los pies.

Por ahora, respiro hondo, acepto que son como las 4 y media ya, cierro los ojos y dejo de pensar.

Y a la primera lagartija que me moleste y me vuelva a despertar... Nada. Pues, sera que así tiene que ser y escribiré otro post.

Paz.
Enviado desde mi BlackBerry de Movistar (http://www.movistar.com.ar)

No hay comentarios: