domingo, 17 de junio de 2012

Ultimo dia cerca de la naturaleza. Y a pura agua.

Llueve. Llueve tan fuerte como la pena que sigo teniendo dentro.

Parece que el cielo escucho mi pesar y mantuvo todo el dia gris y triste, con toneladas de agua cayendo sin parar.

No se bien que hacer. Estoy confundida. No se si seguir sosteniendo la esperanza, si mejor cerrar el capitulo y mirar hacia adelante o si poner en practica mi paciencia. No tengo ninguna senal. Y estoy perdida.

Algunos piensan que el silencio es una respuesta tambien. Que dice mucho mas que ciertas palabras. Es mas, hay quienes confirman que el silencio implica un "si".

Pero un "si" a que? Un "si" al olvido? Un "si" a mantener la fe? Un "si" al silencio? Un "si" a que?

No entiendo. No entiendo que pasa, ni que hacer.

Hay tambien quienes dicen que cuando uno no sabe que hacer es mejor no hacer nada. Porque cualquier cosa que se haga puede ser errada. Como cuando la policia dice "todo lo que diga puede ser usado en su contra".

A mi el no hacer nada me aterra. Quizas tenga que ver con esto de tenerle tanto susto al tiempo, de verlo con una connotacion negativa, de verlo como sinonimo de perdida y olvido.

Pero ese es mi problema, esta claro. Es mi particular forma de ver el espacio y su transcurrir con el pasar de las agujas del reloj.

Porque existen quienes dicen que el tiempo es sabio, que cura las heridas y que permite ver los acontecimientos desde una perspectiva distinta. Que no es un enemigo, sino un aliado en los malos ratos.

Que se yo.

Podria escribir durante horas acerca de las diferentes teorias para enfrentar momentos como este que me toca vivir hoy.

Pero ninguna me convence. Es hablar por hablar, como un consuelo para un desconsuelo gigante que no encuentra lugar donde esconderse.

No existen palabras magicas, no hay una respuesta inmediata, y realmente creo que es eso lo que me fastidia tanto.

Y ahi me enfrento con otro "problema existencial" : mi necesidad permanente de tener que resolver todo al instante, como si el mundo se terminara mañana. Y eso quizás tambien tenga que ver con mi forma de enfrentar la vida misma. Que tiene que ver con la velocidad con la cual tuve que aprender a desenvolverme, que tuve que desarrollar como estrategia de supervivencia.

Ahora me pregunto, sobrevivir a que? A mi misma? Al mundo que me rodea? A mi corazón? A los fuertes golpes que me trastornaron? A mi constante pensar, irrefenable, insaciable, tirano?

Sera que este momento tengo que vivirlo desde otro ángulo? Será que tengo que mirar hacia mi interior para redescubrir algunas capas que pense que tenía resueltas y parece que no?

Ahora estoy, definitivamente, más confundida.

Y sigue lloviendo.

Igual que en mi mas profundo ser.

No hay comentarios: