miércoles, 25 de julio de 2012

Cambia, todo cambia...

Es cierto. Todo cambia. Y puede ser que en un primer momento, los cambios parezcan extraños, dificiles. Cuando el ritmo habitual cambia y la cotidianeidad se ve "amenazada", el cuerpo siente el alerta y reacciona. La mente tambien.
Y comienzan los enredados juegos mentales que nos llevan al cataclismo de emociones mas devastador: pasar de la euforia a la tristeza profunda, de las ganas de escalar el Everest al amenazante y oscuro subsuelo suicida. Llorar desconsoladamente por lo que no es, por la resistencia al cambio, por la no aceptacion de los caminos que el destino decide mover. Verse pequeño e insignificante, en blanco y negro, cuando todos alrededor parecen vivir en brillantes colores y alta definicion. Y se ven tan felices!
Pero que pasa si yo decido tambien, o al menos intento, alcanzar algunos momentos de felicidad? Que pasa si yo, en lugar de quedarme con las persianas bajas, en la cama durmiendo y pensando en mis miserias, decido abrir las ventanas, dejar que entre el aire y la luz natural, levantarme, vestirme y salir a caminar bajo el sol? Que pasa si me doy el "lujo" de probar sentirme bien?
Pasa esto. Pasa estar sentada, tomandome un cafe, escribiendo, tranquila, sin tener en mi mente todo el tiempo esas ideas que me lastiman. Pasa que abro mis ojos y veo, no solo miro.
Veo que aca cerca, a dos mesas de donde estoy, hay un joven en una silla de ruedas, que no puede mover sus brazos tampoco, que esta pintando un hermoso cuadro con su boca. Y se lo ve contento. No se si es "feliz", pero esta aca, viviendo un momento mas, que parece estar disfrutando como unico en su vida.
O que por ahi, a unos sillones mas alla veo un grupo de amigos, charlando ruidosamente y riendo. De cualquier cosa, no importa el tema. Importa el que estan todos aca, compartiendo minutos de su dia. Se eligieron para pasar el rato. Y vaya uno a saber si fue por obligacion o por estudio, si fue por placer o hay otros intereses... Pero la cuestion es que estan.
Tengo que admitirlo, estoy llevando adelante los cambios con bastante dignidad. Y si cedo, no tengo porque perder. Es mas probable que gane, a que pierda. Y quizas ahora no lo vea, pero en un tiempo si.
Porque no puedo cambiar las decisiones ajenas, porque no puedo dominar el corazon de nadie y mucho menos mostrar alternativas a ojos ciegos y obstinados. Lo mejor, en todos esos casos, es abrir las manos y dejar volar a quien reclama libertad.
Y si aprender a soltarme es dificil, seguramente quedarme aferrada a una inestable burbuja, tambien.
La diferencia radica en esto: en que suelta soy libre de elegir yo tambien. Por mi, unicamente por mi y mi bienestar. Sin depender de nadie, sin necesitar sosten. O caricias obligadas. O sentimientos confusos. O palabras forzadas. O alejamientos.
Solo asi logro reforzarme en mi rol de ser humano. En mi rol de mujer. Dejando atras aquello que no me hace bien, que no me elige, que no fluye. Dejando de lado situaciones, personas y sentimientos. Que quizas alguna vez pense me favorecian. Pero ya no.
Entonces ahora me animo a salir al mundo, a decir lo que pienso cuando lo pienso a quien quiero. A reirme en la cara de los convencionales que lamentan, a escondidas, serlo. A observar con tristeza como existen tantos que sostienen bien presionadas sus ollas de falsedad, mentiras y engaños, para no enfrentarse al caos y la ruptura de la "perfeccion" en la que viven. A saber y estar en lo cierto, pero callarme y ser paciente. A esperar que el tiempo me de la razon.
A mirar una pelicula de amor en la tele sin sentirme triste, a jugar con un nene que me hace morisquetas aca al lado mio, sin detestar la idea de "familia". A no andar a las apuradas...
Gracias por los cambios.
Me han hecho muy bien.

Envoye avec Windows Mobile d Movistar













martes, 17 de julio de 2012

Atravesando-me

En ese proceso estoy. En el de trascender a mi misma.

Y me esta costando mucho pasar por esta experiencia.

Si bien siempre he escuchado que crecer duele, que nada en esta vida se logra sin esfuerzo, que el que quiere "celeste", que le cueste... No imagine que la parte mas dolorosa del camino seria el momento de enfrentarme a mi misma y mantenerme firme en la lucha por convertirme en una mujer mejor.

Mas allá de quien lo vea o no, de quien lo haya visto o no. He de atravesar esa puerta, esa que dejara atrás a esta vieja versión de mi para pasar a ser aquella que yo quiera y elija, aquella con la que me sienta cómoda y me de seguridad. Por mi. Para mi.

Pero para eso tengo que desapegarme de casi todas aquellas creencias que construí durante largos años. De mis deseos imposibles, de mis expectativas inalcanzables, de mis caprichos, mis frustraciones, mis sufrimientos.

Tengo que aprender a vivir en soledad. No quiere decir aislada, sino cómoda con la soledad. Mi cabeza y yo; sin que la primera me consuma viva y se quede con mi psiquis y mi cuerpo físico. Dominar los pensamientos para encontrar la paz.

Y aceptar. Aceptar la vacuidad de las formas, de las emociones, de las sensaciones. Reconocer la impermanecencia de todo y la perdida como tan solo el inicio de un sufrimiento que ha de cesar también.

Sin culpa. Sin condenas. Sin tortura masoquista.

Estoy muerta de miedo.
Enviado desde mi BlackBerry de Movistar (http://www.movistar.com.ar)

Agotada y herida

Como si hubiese participado de una cruenta batalla. Y hubiese perdido.

Si pienso mejor, el "como" no es apropiado. Estuve en una batalla, aun sigo participando de ella.

La batalla mas difícil que jamás he tenido que enfrentar; la que es contra mi misma, contra mis frenos a crecer, a autoconocerme.

Y estoy perdiendo sangre. Mucha sangre y muchas lágrimas se están derramando.

Estos "enemigos" están desgarrandome viva y arrancando de mi pecho mis creencias mas arraigadas, mis apegos, mi vieja conciencia.

Estoy tratando de sobrevivir y curar mis lesiones para continuar luchando hasta vencer. Hasta decapitar los miedos, apuñalar los patrones repetitivos y liberar mi verdadero ser. Hasta proporcionarme libertad.

Pero por momentos, flaqueo. Soy débil y frágil, y tan solo grito en silencio por un abrazo que me contenga este vacío de amor que no puedo completar nunca.

Estoy cansada.
Enviado desde mi BlackBerry de Movistar (http://www.movistar.com.ar)

sábado, 14 de julio de 2012

Inspiracion de sabado en la peluqueria

Ok, el tema es asi. Estoy sentada en la peluqueria esperando que la clienta que esta antes que yo termine de estar satisfecha mientras mi peluquero le aplica 4000 clips en sus 400 km de pelo. Genial.
A ver, como es la historia de las peluquerias? Porque desde que tengo memoria, es un lugar en el cual siempre hay que esperar.
Podriamos decir que es como un micromundo; hay que esperar para convertirte en diva, ver como otras lo consiguen primero, sentir frustracion, envidia, tomarte los cafe que te ofrecen como para amortiguar la espera, leer cosas inservibles en revistas superfluas, charlar sobre el clima, los ex maridos o el gimnasio; hasta que te toca la felicidad y pasas de Cenicienta a Princesa.
Y el hechizo dura un poco mas que hasta las 12, digamos que unos 2 meses... Hasta que volves al estado real de tu ser: raices crecidas, mechas desprolijas, claritos desaparecidos, etc, etc, etc.
Y ahí el ritual comienza de nuevo.
Un micromundo, un reflejo viviente del caos en el cual estamos insertos, al que muchos denominan "vida".
Yo, honestamente, creo que me voy a quedar internada aca, porque prefiero esta burbuja a las otras burbujas que me invento afuera, que terminan pinchadas y revelando su verdadero contenido: acido sulfurico que me come la carne hasta que se ven mis huesos, me corroe, me debilita, hasta matarme lentamente y convertirme en zombie.
Ya me toca.
Justo cuando estaba en el punto maximo de inspiracion y a punto de hipotetizar sobre mi existencia como muerto-viviente.
Puf.

Enviado desde mi BlackBerry de Movistar (http://www.movistar.com.ar)

miércoles, 11 de julio de 2012

Te extraño

No se si te extraño a vos o a la idea que me forme de vos. No se si extraño tu compañía, mirar la tele juntos, reirnos un rato... O si es que me resulta difícil vivir en soledad.
Estoy rodeada de mucha gente, pero cuando llega la noche y me acuesto en mi cama, estoy sola.
Hubo noches en las cuales extrañe tanto tus brazos... Sabes que hice? Me puse las 2 almohadas que no uso para dormir (porque me sigue doliendo la cabeza cuando me despierto si tengo mucha altura en el cuello) al lado mio, como para que me den calor, y de paso ocupan tu lugar vacío.
Hoy me acorde de algunos lindos momentos que vivimos. Parece todo tan lejano. A veces tu rostro se me hace borroso. O tu voz se me apaga.
Me acuerdo que cuando estábamos juntos o cuando hablábamos por teléfono nos decíamos muchas pavadas; de esas que se dicen los enamorados. O los que creen estar enamorados.O los que estaban enamorados y se desenamoraron...
Me hiciste reír muchas veces. Y hubo veces que te quise matar.
Hoy, ya habiendo pasado un tiempo, me gustaría sentarme en un café con vos a charlar sobre nuestras vidas. Que se yo, creo que esto se llama nostalgia.
Es jodido sentirme así ahora, porque no se como describirlo en palabras ni mucho menos colocarle algún diagnostico.
Es probable que este dejando atrás el pasado y este experimentando una forma express de desapego. Tan express como dolorosa.
Que me este moviendo del lugar de la que te amo ayer, al lugar de la que te mira hoy y te ve como otro ser humano que hizo y hace lo que puede.
Y es mas que seguro que este buscando una reconciliación.
Pero no con vos desde lo amoroso, sino conmigo. Que este de a poco acercandome a perdonarme, a dejar de castigarme tanto.
Cuando las cosas pasaron; no se, yo tome esas decisiones y ahora estoy en este punto.
Y ya no hace falta cuestionarme, ni arrepentirme, ni aplaudirme, ni mentirme. Ahora estoy acá y este es mi lugar, el presente.
La vida nos junto, y el Universo decidió separarnos. Porque no estábamos listos el uno para el otro. No en aquel momento. Ni siquiera se si lo estuviésemos ahora...
Nos paso la vida juntos, nos pasaron los momentos, los recuerdos, los planes y los besos.
Se nos fueron. Porque así tenia que ser.
Porque sino, estaríamos juntos por algún lugar del mundo, de la mano.
Pero no.
Por suerte o por desgracia, no eramos "nosotros". No existíamos.
Y yo, Jimena, lo único que puedo hacer con mi pasado es tomarlo para aprender. Para aceptar. Superar. Y soltar.
Aunque me cuesten todas estas lágrimas.
Aunque se me vaya olvidando tu voz del todo.
Aunque te extrañe y ya no estés.


Enviado desde mi BlackBerry de Movistar (http://www.movistar.com.ar)

martes, 10 de julio de 2012

Adicta al dolor

Me duele. No puedo respirar. Se me hunde el pecho. Tengo el corazón partido en mil pedazos. Estoy destrozada.

A veces mas, a veces menos. A veces tanto que es mucho. A veces tan poco que parece nada.

Pero siempre esta. Y de la mano de amores imposibles, se incorpora en mi cual espíritu fastidioso y malhumorado.

Brillante en los estudios. Emprendedora. Profesional. Motivadora. Cautivante. Expresiva. Inteligente. Hábil con las palabras. Seductora. Compasiva.

Y adicta a sufrir por amor.

Dañada una y otra vez. Por elección. Por descuido. Hasta podría decir, por miedo. Miedo a una relación verdadera. Miedo a comprometerme. Miedo a la cercanía emocional.

Entonces la vida va colocándome espejos en el camino, para que reconozca quien soy, para que observe y aprenda.

Un manipulador psicológico; mi mejor arma para posicionarme ventajosamente en mis funciones laborales. Un obsesivo del pasado e inquisidor; apegada a lo que hice y no hice estoy, curiosa al extremo de encontrar siempre y saber aquello que no debería. Un espíritu libre temeroso a crecer; soy rebelde y le tengo terror al arrebato de mi libertad. Un apasionado luchador por sus sueños y excesivamente responsable; dos de mis grandes virtudes, que también son mis grandes defectos. Un cobarde, soberbio indeciso y prófugo; como yo al enfrentar mis carencias, o cuando me llevo el mundo por delante y quiero que algún otro responda como yo quiero o pienso, o cuando me escapo del mundo real y vuelo a mis sueños fantásticos.

Espejos.

Y hoy, a pocos meses de cumplir 32, me animo a admitir que estuve errada. Que ya esta, que ya no puedo seguir echándole culpas al afuera. Que es hora de mirarme. Que ya es tiempo de dejar de mentirme, de quitarme el vestido ese que hace muchos años me cosí al cuerpo.

Esta soy yo. La que tiene los ojos llorosos porque sabe que llego la hora de volver a empezar. La que sabe muy bien que perdió batallas que podrían haber terminado mas armoniosamente. La que no es totalmente víctima ni totalmente mercenaria. La intolerante, la impaciente, la que no se banca esperar que los eventos tomen su curso e interviene siempre. La que no admite errores. La que condena con exigencia. Y la esclava de su propio drama infringido.

Y como en todas las adicciones, hay pasos a seguir en la recuperación.

Hoy di el primero.

Y ya me siento mejor.


Enviado desde mi BlackBerry de Movistar (http://www.movistar.com.ar)

lunes, 9 de julio de 2012

Cerca del limite de mi misma

Hace 3 días que estoy al borde. No se si de la locura, o de finalmente extirparme este dolor por completo.
Pero han sido días largos y noches de insomnio, que me tienen así, tirada en esta cama sin querer moverme demasiado.
Y si alguna idea de acción viene a mi cabeza, la ignoro. La dejo pasar. Y sigo en esta patética rutina invernal; comiendo calorías de chocolates y derramando lágrimas por minuto transcurrido.
Que es lo que quiero? Que es lo que me pasa?
Podría decir que tengo el corazón roto y que la soledad no me gusta. Y esa explicación es un si, pero no.
Es como ver tan solo la primera capa del problema.
Podría ser un lamento acerca de mis "malas" decisiones. Pero eso también seria muy generalista.
No se bien que es, pero si se de que se disfraza. Si se por donde me ataca. Y si se que se hace mucho mas tirano cuando tengo PMS.
Hace 3 días que vengo tirándole al Universo mi dolor, mi incomprensión, mi ansiedad y mis pensamientos enredados. Pidiendo luz y guía, calma y fuerza.
Hasta una fuerte gripe me genere.
Tengo las defensas bajas.
Me gustaría sentarme en un rincón y que alguien me abrace. Me cuide y me proteja.
O no.
Eso seria muy real, y yo a la realidad le tengo miedo. Y al contacto humano de tan cerca, también.
Ya pasara.
Como dice mi abuela: "no hay mal que dure cien años ni quien lo pueda aguantar".
Y la verdad, yo con todos los cigarros que me estoy fumando, no creo que llegue ni a los 80.
Algún día tendré una familia? Un hijo? Un perro? Un hogar?
Existirá eso para mi?
Ya de tanto creer y fallar, estoy hoy al borde de mi misma.
Que suerte que mañana saldrá el sol.
Enviado desde mi BlackBerry de Movistar (http://www.movistar.com.ar)

domingo, 8 de julio de 2012

Desolada

Hoy, en este momento, asi me siento.
Es probable que manana este mejor.
Que ya me haya olvidado de mis amores perros.
Que me conforme con una buena pelicula, una barra de chocolate y un te de frutos rojos.
Y quien sabe, el martes es posible que ya no me duela. Que haya podido terminar de remendar mi corazon.
Pero hoy, en este momento, asi me siento
Enviado desde mi BlackBerry de Movistar (http://www.movistar.com.ar)

sábado, 7 de julio de 2012

La insistente búsqueda de respuestas para mi inexplicabilidad

Ya se que no tiene sentido. Ya se que debería, a esta altura, haberme olvidado y superarlo. Que todos me dicen "Dejalo, cerra el capítulo".

Pero por alguna razón que no me explico, aun desde el fondo de mi ser materializo ciertas acciones y palabras que me muestran que allí sigue estando.

Y entonces lloro de repente. Siento a mi corazón dando los últimos pasos antes de saltar al abismo. Transpira, sufre y tiene miedo. Y justo cuando esta al borde, con un pie en el aire, vuelve atrás. Se sienta sobre una roca cercana, lleva las manos a su rostro y deja que las lágrimas salgan. Pide piedad a los gritos. Se encoleriza y me ayuda a activar mis mas preciosas habilidades narrativas, y entonces manifiesto a través de palabras toda esa frustración desconsolada. Mi corazón se golpea el mismo, se hecha culpas, se agarra la cabeza y gira sobre su eje alocadamente, mirando tenazmente al cielo en búsqueda de una respuesta. O de calma. O de fe.

Inexplicable. Inentendible.

Imposible.

Un salto de fe.
Enviado desde mi BlackBerry de Movistar (http://www.movistar.com.ar)

viernes, 6 de julio de 2012

Oda al cobarde (mientras estoy atascada en el transito con el 152...)

Oh cobarde, yo te escribo
Eres cual ingrato Paris,
Como Judas, como Junio
Como una rata por tirante...

Oh cobarde, tu me inspiras
En que escuela has aprendido?
Eres hijo de Houdini?
O te crees de la CIA?

Oh cobarde, tus acciones
o mejor tus inacciones,
Son cual brisa fria en invierno,
Cual insolacion en verano...

Eres hombre? Eres un pajaro?
Eres un cruel dinosaurio?
O eres solo un gusanito
Que anhela ser boa gigante?

Oh cobarde, que ironia
Tu tan adornada imagen
Esta cubierta de manchas
Y se ahoga en tu agonia...

Oh cobarde, que verguenza
Pudiendo limpiar tu karma
Elegiste reencarnarte
Por al menos otros mil anos...

Oh cobarde, esta es tu oda
Es mi cantico a tu figura,
Alcemos hoy nuestras copas,
Que el banquete nos augura...

Unas gotas de tu sangre,
Unos pases de mi magia,
Un par de recuerdos quemados,
Un par de verdades liberadas...

Oh cobarde, sigue tu rumbo
Que el Universo te ampare,
Y yo que vos, corro y pido
Piedad con el Dalai Lama...

Enviado desde mi BlackBerry de Movistar (http://www.movistar.com.ar)

jueves, 5 de julio de 2012

Y de repente... Sucedio

Asi de repentino. Luego de tantos amaneceres oscuros, finalmente se hizo la luz.

Me desperté con los ojos pegados, seguro que de esa "conjuntivitis" que agarra luego de haberse uno dormido llorando, pero dentro de mi sentía algo distinto. Mire por la ventana y vi el sol. No se si siempre hubo sol y yo hasta hoy no lo había visto, o si salio para mi en su mas hermosa investidura de Ra.

Levante la persiana y deje que sus cálidos rayos me abrazaran. Sentí la energía corriendo por mis venas. Como antes. Como hace muchos siglos atrás también, cuando vivía rodeada de desierto.

Abrí la ventana y respire esa brisa fuerte y fría. Y sucedió.

Me sentí viva nuevamente.

Entonces corrí a mi reproductor de DVDs, busque un CD de música de los ochenta, subí el volumen casi al máximo y el rito comenzó.

Baile. Baile como hacia meses que no bailaba. Cante. Levante mis brazos, baile y cante sin detenerme. Me rei. Pedí aplausos a mi publico invisible.

Volví a ser yo.

Mi escarabajo Jepri otra vez fue exitoso en su renacer.

Gracias por traerme una vez mas.
Enviado desde mi BlackBerry de Movistar (http://www.movistar.com.ar)

domingo, 1 de julio de 2012

Acerca de los vendedores de humo, de como yo me compro todos los espejitos de colores y de la proteccion del panteon Egipcio

Esa es la historia del 60% de mi vida. Detectar habiles vendedores de humo, enamorarme, comprar todos los disponibles, remanentes y encargar mas, y quedar asi, con el corazon bien partido, sin respuestas ni explicaciones y con las heridas expuestas al sol.
Ocurre que los mercaderes de mentiras son muy difíciles de detectar a simple vista. O a mi me falla el radar, cosa que también puede ser... Pero no, creo que hasta que no compras la primera ilusión, la segunda y la tercera, no terminas de conocer la verdadera esencia fenicia del agresor.
También puede ser que a la tercera una debería decir, ok ok, algo aquí no huele bien, mejor elevo mis defensas, preparo los arqueros y tiro una alerta de "peligro de guerra". Puede ser...
Pero a mi no se me ocurrió con este dócil corderito que la jugo de vampiro. Y eso que el arte de la guerra, las batallas de Alexander, las de los 300 y las de los 10000 me las se de memoria...
Pero algo fallo. "Puede fallar", decia TuSam padre (el hijo esta haciendo dinero buscando superhumanos por Latinoamerica para el History Channel...). Y fallo.
Y fallo feo, porque he pasado 5 meses ciega. Blind. Como esa pelicula holandesa que tanto me gusta (si no la vieron, se las recomiendo). Incapaz de ver lo que realmente estaba sucediendo: el Sr. Vendedor de Suenos de Colores estaba vacio. Y su puro cuento era eso, una historia sin sentido ni argumento. Ni bien pensada siquiera. Sin grandes pasiones, aburrida.
Porque si al menos hubiera declarado la verdad, esa que esconde tan bien, puf! Nominación al Oscar seguro. "La otra cara de la aristocracia de Oriente: una reflexion cultural acerca de la aceptacion del genero vs. los mandatos culturales ancestrales". Hasta un estudio antropologico podria haber sido. O sociologico. O filosofico.
Pero no. Ahí quedo. Despachado con un basico: "no estoy enamorado" y con un "que triste es haber causado tanto dolor". Ni siquiera frases taquilleras. No me sirven ni para el post.
Igual, no puedo quejarme demasiado. Porque aunque camine ciega, llevo siempre conmigo la guia de mis dioses, que me protegen en todas las circunstancias. Me quitan a los inservibles de mi vida con un matamoscas gigante, y me ayudan a encontrar almas benevolas y reales.
Y no solo eso, tambien me dan fuerza y reorganizan mi Universo para que mis estrellas me iluminen con la mayor intensidad posible. Y para que oscurezcan la noche de aquellos que osan herirme.
Sr. Comerciante, cuando salga usted del closet, busqueme. Tengo muchos amigos a quienes les gustaria conocerlo y romperle el corazon...
Mientras tanto, Sr. Comerciante trate de vivir.
Si mis protectores lo dejan, claro.
Y si no puede dormir, no se preocupe.
Es su conciencia.
Va a tener que aprender a convivir con ella.

Enviado desde mi BlackBerry de Movistar (http://www.movistar.com.ar)