sábado, 7 de julio de 2012

La insistente búsqueda de respuestas para mi inexplicabilidad

Ya se que no tiene sentido. Ya se que debería, a esta altura, haberme olvidado y superarlo. Que todos me dicen "Dejalo, cerra el capítulo".

Pero por alguna razón que no me explico, aun desde el fondo de mi ser materializo ciertas acciones y palabras que me muestran que allí sigue estando.

Y entonces lloro de repente. Siento a mi corazón dando los últimos pasos antes de saltar al abismo. Transpira, sufre y tiene miedo. Y justo cuando esta al borde, con un pie en el aire, vuelve atrás. Se sienta sobre una roca cercana, lleva las manos a su rostro y deja que las lágrimas salgan. Pide piedad a los gritos. Se encoleriza y me ayuda a activar mis mas preciosas habilidades narrativas, y entonces manifiesto a través de palabras toda esa frustración desconsolada. Mi corazón se golpea el mismo, se hecha culpas, se agarra la cabeza y gira sobre su eje alocadamente, mirando tenazmente al cielo en búsqueda de una respuesta. O de calma. O de fe.

Inexplicable. Inentendible.

Imposible.

Un salto de fe.
Enviado desde mi BlackBerry de Movistar (http://www.movistar.com.ar)

No hay comentarios: