viernes, 24 de agosto de 2012

Gracias!! Y te veo en Marte!

Hace varios días que me contengo los posts. Un poco porque anduve inspirada, pero venenosa, y no vale la pena "gastar pólvora en chimangos", "darle perlas al cerdo" o "pedirle peras al olmo".

Otro poco porque estoy loca y me auto refugie en mi miseria y soledad, y ni ganas de usar dos dedos para tipear tuve en mi ataque ermitaño-auto compasivo.

Y por ultimo, estuve muy ocupada y cansada. Mucho trabajo, poco dormir.

En fin, que ahora que ya tenemos un robot en Marte, estoy en condiciones de escribirle una carta de agradecimiento a la NASA y recomendarle que te metan a vos, a tus aristócratas conocidos, a las víboras que te mal aconsejan desde acá y hasta a tus clientes famosos en la cápsula espacial y bye bye. Te veo por el planeta rojo, si es que aguantas el viaje y el comer solo pastillitas deshidratadas.

Nada; la verdad es que te elimine de mi sistema mejor que si hubiese tomado un Activia por hora por 7 dias; pero me molesta un poco la idea de que aun tu fantasma y el de tus patéticos secuaces me ronden. Hablo de los informantes baratos estos que alguna vez se dijeron mis amigos y no de esas voces que escuchas o esa gente que pensas que te sigue y espía. Lo aclaro para que tu esquizofrenia no se mezcle con tu estupidez; son dos patologías aparte.

Hablo de estos bots que se creen que saben usar magia para cortar caminos y oportunidades, que hablan verdades inventadas por ellos en sus mundos fantasiosos, y que podrian conseguirse un BOB y dejarme en paz. (Un BOB es un "battery operated boyfriend", o sea un "novio operado a pilas"... Si me entienden, no?) De paso usando a BOB se ahorran andar pasando venereas a la población, o que los señalen con el dedo dudando de su sexualidad o de su fidelidad conyugal.

De la que me salve... mamita...

Es cierto eso que el Universo nos cuida y acomoda los caminos para que lo mas apropiado ocurra en el momento correcto.

Ahora, vayan en paz a su viaje intergalactico, pequeños residuos planetarios. Que los agujeros negros os amenacen y no coman, hasta que el cinturón fotonico de luz plena los devuelva a la oscuridad de la cual nunca deberian haber salido.

Buenas noches eternas


Sent from my Blackberry

sábado, 18 de agosto de 2012

ATENCION: Post NO apto para intolerantes, juzgadores y/o opinologos. Abstengase de leer si se sentira molestado

Estoy cansada. Hoy, mas que muchas otras veces.

Mas alla del cansancio fisico, con estos dias de humedad y lluvia asesinos, tengo lo que decidi diagnosticar como "cansancio del alma".

Cansada de buscar y no encontrar, de no buscar y encontrar falsedad, de hundirme en el abismo sabiendo que tengo una mochila cargada de herramientas para salir, de los humanos, infiltrados y reptilianos a mi alrededor que se mantienen tan o mas inestables que yo.

Asi estamos, asi nos seguimos moviendo hacia la Era Dorada. Por que nadie sabe detenerse? Me incluyo.

Estoy en este momento parada sobre un terreno poco firme, lleno de incertidumbre. Donde hay dias en los cuales tan solo puedo llorar y arrepentirme por mis decisiones pasadas, donde me quedo alla y no aqui. Donde no avanzo por estar girando mi cabeza permanentemente hacia atras, a ver si te encuentro. Donde escribo cartas a un remitente vacio. Inexistente. Porque estas ahi, pero no estas, yo no te veo. Yo no te puedo hablar.

Y donde hay dias que parece que si puedo, que brillo, que soy superpoderosa. Donde no lloro, donde no hay arrepentimientos ni lamentos.

Pero duran poco, son inconstantes. Impermanecentes. Como lo es todo en esta vida.

El amor, ese amor que tanto anhelo y no consigo, que pretendo y no llega, sera que existe?

No tengo ganas de solo pensar en sexo, de pasarla lindo en la cama con alguien, que despues se va por la puerta dejandome igual o aun mas vacia que antes. De hecho, no es mi estilo, no lo hice de joven, ahora a mis casi 32 no voy a agarrarme esa moda. No tengo ganas de conversaciones superfluas, de histerias corporales, exceso de gimnasio o histerias de higiene. No quiero tampoco un adicto al dinero, ni alguien que por vivir tanto en el cielo se olvide que aun aqui en la Tierra debemos cumplir con obligaciones para subsistir.

Quiero un tipo agarrado a la Tierra, que deje volar su alma por momentos; un artista con mente brillante para dialogar, discutir y acordar. Un sensible de alma y de corazon, que entienda que debo dos meses de alquiler, que mi heladera esta vacia y como lo que puedo, sin juzgarme ni tampoco sentir lastima por mi. Quien tenga ganas de tomar mi mano aunque engorde 5 kilos y quien me vea hermosa en mi vestido de flores cuando los haya bajado. Alguien que toque mi cuerpo con cuidado, cuidandome y descubriendo mis imperfecciones, para amarlas tambien. Quiero que sus ojos me enciendan por dentro, que pueda leer lo que quiero decir sin tener que usar palabras y que cuando este ahogada en llanto no salga corriendo, sino simplemente me abrace para que me sienta mejor. Porque sabe que soy mimosa, que en realidad soy tan pequena por dentro que con un poco de consuelo soy feliz y enseguida vuelvo a sonreir.

Alguien que no exija una mujer libre de drama, alguien con quien no tenga que aprenderme un protocolo para estar... Que me deje ser, que pueda ser libre, que cuente con el, que me arrope, que me proteja...

Estoy cansada de sentirme sola, aunque la mayor parte del tiempo elija estarlo. Aunque elija quedarme en mi casa encerrada, aunque elija evitar cualquier contacto con el exterior. Aunque la virtualidad e imposibilidad sean mis vias de escape, mi zona de comfort.

Si, es paradojico e incoherente.

No, no se entiende.

Si, se la pasan diciendome que es porque yo quiero, porque me gusta estar asi y no quiero cambiar. Porque soy caprichosa y egoista. Ya lo escuche todo, todas las posibles frases, golpes bajos y altos, con y sin amor, ya los escuche.

Es como si estuviese esperando que un terremoto sacudiese mi piso para comenzar a accionar. Puede ser.

Puede ser que haya quedado semi muerta, semi viva luego de tanto dolor emocional. Puede que parezca que estoy bien, cuando en realidad necesitaria terminar de sanarme. Puede que este mejor de lo que creo, y como aun no estoy del todo lista, me parece que estoy en el comienzo.

O que este en un punto de no retorno, de no conformismo. Que esta sensacion que llevo permanentemente en mi pecho de "algo va a pasar, este estado no durara mucho mas", con condimentos de "salvacion", puede ser una lectura anticipada a un acontecimiento futuro. Un deja vu al raves. En forma de intuicion.

No se, pero estoy jodida.

Jodida y poco radiante esta vez.

Cerraria mis ojos para tan solo despertar cuando pase el temblor, como dice Soda Stereo.

O sabiendo que estas a mi lado, sosteniendo mi mano.
Sent from my Blackberry

lunes, 13 de agosto de 2012

Un poco desahuciada

No se si esta bien escrito. Pero asi me siento.

Ahora no tengo acceso a mi compu, creo que si pudiera buscar el significado exacto de esta palabra, seria algo asi como "desilusionada", pero con un poco de desesperacion tambien. Una mezcla de ambas sensaciones.

Sentada en la guardia esperando que me atiendan mi muela, no puedo evitar llorar.

Pero todo viene a mi como una avalancha imparable: los recuerdos, los errores, las decisiones que tome y salieron mal, las que no tome, todo lo que tenia y no tengo.

Las imagenes son asesinas, cada una de ellas me empuja a alguna asociacion del pasado; una violenta y despiadada asociacion que me tortura y me angustia: alguien sentado en un bar, un perfume, un bar, una foto de algun lugar, un trailer de una pelicula, un documental, una cancion... Todo. Absolutamente todo.

Estoy hundida en mi tristeza.

Y me pesa esta carga como una mochila llena de adoquines.
Tanto me pesa que el clinico de guardia me dijo que tengo una contractura severa de todos mis musculos. Si, pase por el primer piso tambien a hacerme ver un dolor de cuello que me esta matando. Stress. Y la explicacion fue literal.

No se bien que voy a hacer.

No se como salir de este agujero en el que me meti. Solita.
Siento que toda la estabilidad que gozaba se destruyo, y ahora estoy parada en medio de la nada.

La nada. El vacio. El desapego absoluto.

Y no encuentro de donde sostenerme, no encuentro como hacer para vencer este estado.

Ya se que tengo que poder, ya se que tengo que pensar en positivo, que tengo que ser fuerte.

Pero esta vez, siento que es distinto. Me siento debil. Sola y con las chances en mi contra.

Quizas sea el dia y manana este mejor.

Puede ser.

Ojala
Enviado desde mi BlackBerry de Movistar (http://www.movistar.com.ar)

domingo, 5 de agosto de 2012

En el 152, siempre en el 152...

Estaria bueno variar de vez en cuando, pero no. Aca estoy de nuevo arriba de este colectivo en el cual pase seguro como un 40% de mi vida.

Que con su recorrido me trae recuerdos de los mas variados, con nombres distintos y en marcos tambien salpicados de colores.

Puedo contarles una anecdota ocurrida en cada rincon, cada cuadra, cada plaza de este bendito trayecto.

Todas las conclusiones a las que llegue sentada en estos asientos, todas las lagrimas que derrame y todos los calores que pase al rayo del sol por la ventanilla.

Arriba de este colectivo me enamore, me desenamore, extrane, visite y mori de tristeza.

Ya casi somos uno, nos conocemos mejor que con cualquier humano.

Quizas por eso no me voy nunca de Buenos Aires. Porque ni los bus de Inglaterra, ni el metro de NYC ni los subtes de Viena guardan tanto afecto y cotidianeidad compartida.

Alla la gente no se empuja para subir, no te invaden el espacio con sus bolsos y carteras ni mucho menos tratan de viajar gratis.

Es aburrido.

Me quedo con mi tierra complicada y desprolija.

Y con esta humedad asesina que canta, dejando sobre las veredas humedas, los restos de mi Buenos Aires querido...


Enviado desde mi BlackBerry de Movistar (http://www.movistar.com.ar)

"Hubiera"

Hubiera sido feliz recorriendo el mundo,
Hubiera disfrutado las culturas,
Hubiera aprendido idiomas,
Hubiera sacado muchas fotos...

Hubiera tenido un pasaporte lleno de sellos,
Hubiera sufrido jet lag,
Hubiera descansado en hoteles 5 estrellas,
Hubiera comprado cosas que no necesito...

Hubiera sido asi? No lo se,
Quizas en mi fantasia es real,
Quizas en mis deseos en cierto,

Hubiera sido tan solo eso, viajar?
Hubiera valido la pena?
Sacrificar el amor, el deseo, el placer?
La patria, los afectos, la independencia?

Hubiera sido feliz? Me hubiera adaptado?
Hubiera querido volver?
O hubiera aguantado?

No lo se, porque los hubiera no estan,
No ocupan un lugar en el tiempo,
No son pasado, presente ni futuro
No existen mas que en el mundo de los supuestos

Hubiera sido, hubiera ido, hubiera estado...
Hubiera podido, hubiera hecho...

Hubiera...
Enviado desde mi BlackBerry de Movistar (http://www.movistar.com.ar)

Dia a dia

Si tengo que repetirme todos los dias frases como "estoy bien", "soy fuerte", "puedo hacerlo", "no soy culpable", "vivo en el presente", "dejo ir el pasado", "no me preocupo", "la vida proveera", "no es tarde", etc,etc,etc; ALGO evidentemente no esta bien.

Entiendo que las afirmaciones y el mantener la fe son parte de la construccion de mi realidad, que lo que pienso, soy y que la energia que largo al Universo es aquella que se asocia conmigo luego.

Eso esta claro.

Ocurre que en lo cotidiano, me confundo. Miro al mundo con ojos inconstantes, desde la conviccion de estar yendo por el camino correcto hasta la total desesperacion de haber perdido "todo".

31 años dicen, no es nada. "Sos joven todavia", "tenes tanto por delante", "ojala tuviera 31 de nuevo". Los escucho. Pero no los siento. Para mi pase toda una vida, en la cual cada decision que tome o no tome, marco el presente en el cual vivo.

Me arrepiento? No se. A veces siento que si, y muchas otras que no.

Hay personas que eligieron casarse jovenes, que tuvieron hijos, que se armaron un hogar y que trabajan todos los dias 9 horas para pagar sus cuentas, ahorrar, e irse de vacaciones en verano a alguna playa por aca cerca en el Continente.

Otras personas eligieron dedicarse pura y exclusivamente a estudiar, hicieron carreras universitarias en el tiempo estipulado por el programa de estudios, se recibieron, y luego buscaron trabajos de eso que estudiaron, para ganar un sueldo un tanto mejor que el promedio, tambien trabajar 9 horas por dia, pagar las cuentas, ahorrar, e irse de vacaciones, un poquito mas lejos, Europa o Asia.

Y estan las otras, sin pareja, sin carrera; que trabajan todos los dias 9 horas para pagar cuentas, que les cuesta ahorrar y que apenas pueden irse de vacaciones.

Y hay mas combinaciones de variables tambien, los que no trabajan, los que son independientes, los que no quieren tener pareja, los que no pueden tener hijos, los que solo viajan por trabajo, etc.

Yo no se bien en que categoria estoy. Creo que en la propia, porque ciertamente no encajo en ninguna de las existentes.

Alguien una vez me dijo que era una rebelde. Puede ser. Pero no rebelde de ir contra cualquier limite que me impongan, sino en base a un concepto mas profundo. Rebelde contra lo que no me termina de convencer, aunque sea lo socialmente acordado y aceptado. Contra el conformismo y el standard the ser comun.

Y no se trata de soberbia, ni de superioridad, ni de complejo narcisista. Vaya, que por seguir en mi linea no me ha sido nada facil esta vida, asi que no es algo relacionado con el orgullo.

Tambien me dijeron que era indisciplinada: que no tenia perseverancia, ni paciencia, ni era esquematizada para con mis obligaciones, proyecciones y planes. Compromiso, algo asi.

Puede ser. No me comprometo con aquello que me aburre. Ni con lo que siento no es para mi. Tengo dentro mio la sensacion permanente de querer algo "grande", pero sin pasar por los "pequeños" que pudiese haber en el medio, no tengo paciencia para ellos. Porque se que estoy preparada para ese "gran salto".

La mediocridad me aburre, me agota, me desespera. Y si bien he desarrollado una mirada humilde y compasiva para con todos los seres que me rodean, sigue siendo un desafio diario el mantenerme en "buena vibra", "esperanzada", "tranquila", viendo y percibiendo a mi alrededor tanto de eso que me agobia.

Es muy probable que yo haya elegido reencarnar de esta forma, porque justamente es lo que necesito aprender para salir del samsara. Es mi prueba.

Lo bueno es que me doy cuenta.

Lo malo es que todavia no se como manejarlo.

Quien quiera oir, que oiga. Quien pueda entender, que comprenda.
Enviado desde mi BlackBerry de Movistar (http://www.movistar.com.ar)

sábado, 4 de agosto de 2012

Golpe con letras al corazón

Este mismo corazón que llevo dentro de mi pecho; cansado, remendado,golpeado y doliente, hoy saltó aceleradamente al leerte. 

Y no fue como cuando volaban las mariposas en mi panza, o como cuando esperaba ansiosa tus mensajes. Ni como cuando creía en el amor verdadero y lloraba románticamente. Tampoco fue como cuando tipeaba desesperada para explicarte, pedirte, demandarte. O como cuando intentaba llegar a vos hablando en un idioma extraño e inventado, que no nos unía, sino que nos alejaba.

Esta vez, fue un latido intenso y punzante. Como si hubieses clavado bien profundo una daga venenosa en mí, con cada letra que escribiste. 

Iba a pasar. Tarde o temprano, iba a llegar este momento. Como todos esos momentos que sabemos que en algún espacio de la recta temporal, tendremos que enfrentar. Claro que aunque sea sabido, no implica que alguna vez se esté realmente preparado para saber qué exactamente hacer, cómo reaccionar, cómo lucirse con un plan A. 

Eso es lo que pasa, que aunque yo sabía que esto iba a llegar, no quise prepararme. No quise aprenderme un guión ni tampoco contratar grandes abogados del diablo para que me redacten una indestructible defensa. No. 

Por eso fui yo. Por eso agarré el cuchillo de la cocina, abrí mi corazón al medio, y dejé que junto con la sangre y las lágrimas saliera la verdad. Saliera de mi pecho la culpa, el dolor, el arrepentimiento, la ira. Que todo lo que de verdad pienso, soy, hago, sea un reflejo de mis palabras, de mi "explicación". Sin miedo. Sin manipulación. Sin expectativas. 

Ser valiente no es pararse firme frente al dragón y amenazarlo con una espada. Para mí, ser valiente es pararme frente al dragón y dejar que me ataque, para reconocer cuáles son mis debilidades. Qué preguntas necesito hacerme, qué estoy haciendo mal. Qué hice fuera de mi camino. Por qué llegué a estar parada frente a una amenaza, por qué el miedo extremo a la muerte, a la pérdida, a las reacciones indeseadas? Por qué crear una fantasía que me convenga y que envuelva toda la escena, así me evito ver lo que no quiero, sentir lo que no quiero, vivir lo que no quiero, pensar lo que no quiero?

Tus palabras me golpearon duro, y me encontraron sin defensas. No preparé mi ejército. No utilicé estrategias. Asumí mi destino, caminé entre los puños y flechas, y me arrodillé frente a vos, en un gesto de humildad. De compasión. De fraternidad. 

Porque ya no quiero pelear, ni discutir, ni sublimar frustraciones mediante expresiones inteligentes, si; pero cargadas de odio y desamor. 

Quiero poder amarte como ser humano, sin pensar ya en todo lo que pasó. Quiero pedir por tu luz y tu bienestar, sin que eso me lastime. Quiero sentir paz cuando te leo o cuando relaciono momentos o imágenes con vos. Quiero recubrirme de sentimientos de neutralidad, de unidad. 

Ya sin soberbia, ni egoísmo, ni superioridad. Ya sin ego, sin apego, sin ignorancia. 

Me golpeaste, sí. Pero yo no te lo devolví. 

Yo te mostré mi otra mejilla. 

jueves, 2 de agosto de 2012

Dejar de amar

Hace días que no escribo. Y días que no duermo bien. O que como bien.

Pero lo más curioso es que hace días que no pienso en vos. Días que ya no te amo.

Hoy me dí cuenta. Cuando de repente,y luego de tachar semanas en mi calendario de memorias, volví a recaer en la tristeza que asocio a tu imagen. Y se me vinieron encima las palabras, los momentos, las risas. Creo que hasta recordé tu tono de voz.

Entonces cerré mis ojos bien fuerte,como para que cualquier lágrima que quisiese asomarse quedara prisionera, aseguré el candado de mi corazón y me llevé la mano al pecho, para que no me doliese tanto. Obligué a mi mente a desasociarse de vos rápidamente, a que todo ese desprolijo caos implosionara en otro lugar que no fuese mi alma.

Te dejé de amar, así como hace 9 meses dejé de comer carne. Porque me caía mal, no la digería. Porque no me hacía sentir bien.

Y, fundamentalmente, por elección. Porque ahora elijo sentirme bien. Y no me asusto.

No me asusta ya soltar tu mano. Ni la de otros que me han acompañado hasta este momento en el camino. Y no es arrogancia ni autosuficiencia, es aprendizaje. Es poder vivir en soledad, sin apegos emocionales que me consuman en llamas y me perturben tóxicamente con sus extrañas ideas y sus devenires inesperados y turbulentos.

Dejé de amarte y pasé a amarme yo. Cada día, hora a hora. A mi como mujer, con mis virtudes y mis defectos. A mí, como ser humano, con mis aciertos y mis errores. Me amo y me elijo. Concientemente.

Que pena que no te hayas quedado para compartir este gran salto, este gran momento. O quizás, que bueno que te fuiste, para que pudiese ver lo que siempre estuvo frente a mi ojos y no tuve la capacidad de apreciar antes. Que detrás de la puerta que cerraste, y con esa corriente de aire que provocaste del golpe seco que le diste, se abrieron muchas ventanas. Que permitieron que me oxigenase y no muriera. Que me regalaron rayos de sol cálidos y me cuidaron del frío glaciar que arrastró tu capa real de indiferencia, al darme la espalda.

Ya no te amo, es cierto. Hoy estás ahí, pero no estás.

Y mañana, quien sabe mañana qué pasará.

Quizás te hagas humo.

O tierra.

O agua.

O quizás ni siquiera me entere, porque ya tu materialidad encarnada ni siquiera vibrará.