jueves, 11 de octubre de 2012

Lineas que marcan finales

Y que hasta hoy, no he escrito.

Principalmente, por estar esperando. Postergando. E ignorando.

Pero ya me conocen, mis análisis son profundos y muchas veces, quedo atrapada ahí; bordeando la delgada linea que separa lo real de lo imaginario, lo que efectivamente pasa de aquello que mi percepción magnánima y dramática de cuestiones 100% resolvibles (si, inventé esa palabra recién) se empecina en hacerme creer.

Entonces como me estreso, me sobrecargo y me desenfoco, evito dar el toque letal definitivo.

Y de paso me distraigo saltando de un lado a otro del limite de las no-realidades y los no-posibles, creyéndome las mas bonitas historias y quedando luego de la lluvia ácida de decepciones, mas rota y sobre expuesta que si hubiera arrancado el plantin no-fructifero de raíz.

Si, me han "acusado" de pensar demasiado, de preocuparme demasiado, de analizar demasiado. De exceso de "sensibilidad". De "fragilidad". Inclusive han intentado convencerme de la simpleza de la naturaleza humana y la no-necesidad de llevar mi nivel de comprensión general a escalones superiores.

Y si bien hasta el momento, no han logrado que mute (no se bien si es porque soy bastante cabeza dura, si es por orgullosa o, simplemente, porque estoy convencida de que este estilo mental complejo me sienta bien), la cuestión es que ser (o haberme convertido) en una humana tan complicada, me trajo mas problemas que soluciones estos últimos días.

Y como el 97% de la población de este Cosmos aun no esta preparada para practicar la compasión real y la empatia comprometida, sino mas bien esta súper dispuesta a mirar desde una posición un tanto alejada con cara de OH! QUE HORROR! QUE POCO AUTOCONTROL! ; hoy tome una decisión: cerrar temas inconclusos así, sin mucha vuelta ni tolerancia.

Escribiendo aquellas lineas que han de actuar como bolsa de residuos: ahí se queda el "caos" aparente bien cerrado, con nudito y en la calle. O sea, fuera de mi mente.

No hay mas tregua.

Me quede sin tiempo para malgastar en situaciones de conflicto, en preocupaciones o discursos vacíos.

Me quede sorda de oír explicaciones sin sentido.

Me quede sin zoom para mirar minimalistas.

Me quede sin ganas de tener ganas de seguir teniendo ganas cuando parece que no hay muchas ganas.

Vos, vos y vos, tema 1, 2 y 3, esto, aquello y lo otro, Juan, Pinchame y el rio, piedra, papel y tijera; todos están fuera.

De mi mente, de mi tiempo, de mis ganas y de mis energías.

Las lineas han sido claras: si es un signo mas (de suma y de positivo), adelante. Si es un signo menos, afuera. Y si es un signo de pregunta, también.

A esta altura, no necesito dudas sino certezas.

Y, confirmado, tampoco necesito a Houdini, Peter Pan o el Principe Encantador.

He dicho.

Sent from my Blackberry

No hay comentarios: