lunes, 31 de diciembre de 2012

Balanceando otro año revoltoso

Este es el momento del año en el cual uno mira hacia atrás y piensa en todo aquello que sucedió.

Entonces puede haber expresiones tales como que hice??!!, o como pude ser tan imbécil??!!, o que lindo ese día!!!, o... para que cuernos hice eso??!!

En fin, que todas son válidas y resumen aquellos recuerdos que ahí están, desparramados por los meses de este 2012 que se termina. Bien revolucionario.

Personalmente, me ha pegado duro. Como en la pelea de Rocky con el ruso, así se mostro: con meses que fueron miles de rounds, piñas por aquí y por allá, caídas, golpes bajos, ojos en compota, quedando medio ciega y sorda ... Pero de pie, sin knock out, resistí hasta llegar al final de la contienda.

Estuve allá arriba por las nubes, soñando con castillos y vestidos de princesa, y me deje vender todos los espejitos de colores del mundo.

Mas inocente que Montezuma cuando llego Cortez y destruyó un imperio de mas de 2 mil años. Creyendo haber sido rescatada por un "dios" mitológico, que en realidad ocasiono mi destruccion.

Pero como lo dice la tradicion hindú (hablando de Roma...), existe Shiva pero también existe Vishnu. Uno no puede ser sin el otro. La destruccion vs. la creacion. En una rueda perfectamente diseñada para coexistir.

Y así fue.

El 2012 trajo mi destruccion, mi muerte, mi desapego total a todo lo que conocia. Nada de aquello que estaba, sigue estando.

Quienes creia mis amigos y aliados, formaron en las filas enemigas durante el peor momento de mi batalla.

Pero tambien surgieron compañeros que decidieron quedarse del lado de la Resistencia, me cubrieron y curaron. Pocos, muy pocos. Pero valiosos como el aire que respiro.

Ya no formo parte del sistema al que perteneci por años. Vague errante por lugares que tampoco llenaron mi vacio profesional.

Hasta que decidi aferrarme a mi misma, a mis ideas, a mis proyectos, a mi vocacion, mis sueños.

Hasta que me re-cree. Me re-construi. Como Jepri, a quien llevo sobre mi hombro. La regeneración permanente del ser.

Lo sigo haciendo, y es asi como hoy estoy preparada para entregarme por completo a mi misión. A mi real esencia.

A mi nueva oportunidad.

De remendar por completo el corazon, o mejor dicho, de quitar los remiendos y dejarlo volar libre, sin apegos, sin expectativas, sin deseos. Tan solo existiendo en si mismo, amplio, feliz de amar sin condiciones, sin miedo, sin sufrimiento.

Conectada con mi luz interior, mi fuerza divina, reconocida por mi madre dimensional, que no me abandona y me guia, protegida por fuertes guerreros ancestrales y angeles guardianes que vienen en mi auxilio con tan solo invocarlos.

Aprendi a disfrutar de la no-mente. Aprendi a hacer silencio y escucharme, a que aquellos ratos de ansiedad, inestabilidad e ira, se conviertan en espacios de tiempo cada vez menores.

Para convertirme en maestra y guia de mi misma. Dominar mis pensamientos y sensaciones, mis emociones y percepciones. Entender que todo es Uno y es Energia.

Y asi, despedir este Minotauro 2012 al que tantas veces invoque. Del que corri aterrorizada, del que me escondi. Hasta que ya no tuve donde escapar... Y entonces al mirarlo y enfrentarlo, comprendí por que estábamos allí, en ese laberinto que nos consumía y despojaba de nuestras almas.

Así lo domestique, como decia el zorro al Principito.

He sido testigo del mas maravilloso cambio: el mio. Eso que tanto busque por tanto tiempo, siempre vivio en mi.

Bienvenido 2013.

Yo, quien soy y siempre he sido, te estoy esperando.
Sent from my Blackberry

jueves, 27 de diciembre de 2012

Plegaria desesperada

Un corazón inquieto, una mente hábil, condenada por pensar.

Recuerdos que no se alejan, apegos que se acostumbraron a estar...

Sigo contando noches en blanco, sin sueño, sin nadie con quien hablar.

Entonces invento diálogos que solo ocurren aquí, en mi, conmigo.
Y allí creo escenarios y me recreo en mil formas que terminan en la nada. En la nada que es el vacío, que es la forma de todo aquello que me rodea y no comprendo. De lo que percibo y no veo, pero siento y me aterra. O me reaviva, o me alienta.

Un susurro es mi voz, a veces parece una tormenta apagada por la luz del amanecer que se lleva el recuerdo frágil de tanta lluvia y viento despiadado.

Creo que no se que me pasa, aunque en realidad se mas de lo que aparento.

Asumo mi destino como si fuese un camino preexistente, rehusandome a ceder ante mi creación, mis decisiones y acciones, mis pensamientos. Yo me creo, y este imaginario que me rodea, también lo he elegido.

Te suplico, se que me escuchas, se que tenes distintas formas, distintos nombres, y que estas presente en varias dimensiones. Se que estas ahí, porque me has salvado innumerables veces de mi.

Te pido, acompañame. Tendeme la mano otra vez, dejame ver la verdad, guiame hacia donde he de estar y quitame de los lugares donde ya no pertenezco.

Traeme paz, hace que me apiade de mi alma castigada y que pueda perdonarme.

Te agradezco, porque estoy y soy, porque voy aprendiendo.

Porque quienes se quedan me eligen y se mantienen firmes en medio del ojo de este huracán en el cual me convierto con cada punta de lanza que llega a mi pecho.

Esta noche me entrego, llevame, abrazame.

Necesito que me protejas, mi fe se sostiene, mi plegaria se eleva y me dejo entonces cuidar por tus alas de luz roja y dorada.

Que en mis sueños estés y que ya nada ni nadie pueda lastimarme.

Sent from my Blackberry

miércoles, 26 de diciembre de 2012

Que el corazón me estalle

Que se me rompa la cabeza y el corazón me estalle, y entonces unas lágrimas salgan de mis ojos mientras me ahogo...eso es amarte en silencio.

Sabes que quiero? Gritar y gritar y seguir gritando, hasta que ya todo "esto" que siento se salga de mi y las lágrimas huyan sin retorno...

Te ame, si, tantas veces... Tantas noches como esta, así, insomne, con los dedos dolorosos de tipear y los ojos llorosos por la luz de la pantalla...

Te acompañé en las madrugadas que eran nuestras, que nos pertenecían, ese lugar en la nube donde todo eramos vos y yo... Y nuestro amor...

Y te ame no virtual también, te tuve entre mis brazos, te bese ...

Que nos paso? Fue el anillo maldito ese que nos propusimos el que nos separo?

O fue la distancia, la huida, aquella no presencia con la que me suicide en aquel rincón en el cual te esperaba?

Fue mi locura encendida, mi inquietud, mi gran drama? O te quedaste con tus miedos, esos que te convencieron de dejar de estar por mi?

Ya no se, no entiendo nada. Pero ahora estas de nuevo, entre mi hoy y mi mañana, te veo y te sonrío. Me seducis con tus letras otra vez...

Y te creo, y te extraño. Y te nombro y te siento. Y te necesito y te busco.

Y creo... Creo... Que te amo de nuevo...

Sent from my Blackberry

martes, 18 de diciembre de 2012

A 3 días del fin de la Edad de Degeneración de este Eon Afortunado

Según la tradición budista, cuando el Buddha hizo girar la Rueda del Dharma, surgieron las enseñanzas fundamentales sobre las cuales se basaría su filosofía.

Esto ocurrió en el contexto de las cinco perfecciones:

1) Con el maestro perfecto; es decir, con la manifestacion de mas de 1000 buddhas entre los que se encuentran Gautama y Shakyamuti, hecho poco frecuente (por eso el llamado Eon Afortunado)

2) Con los discipulos perfectos; hombres y mujeres, monjes y laicos, bodhittsatvas y arhats (aquellos que postergan su iluminacion para ayudar a todos los seres a alcanzarla y aquellos que luchan y destruyen las "maras" o fuerzas negativas)

3) Con la ensenanza perfecta; en este caso se habla de las 4 Nobles Verdades, de la Perfeccion de la Sabiduria (la Prajnaparamita) y el Tantra

4) En el momento perfecto; en este Eon que se acaba, en el cual la energia espiritual se encuentra en su punto maximo

5) En el lugar perfecto; donde se hizo girar la Rueda y donde el Buddha alcanzo su iluminacion final

Y a pesar de todo lo mencionado, yo sigo aqui, tan ida y confundida como siempre, incapaz de hacerme carne.

O sea, soy consciente de que el origen del sufrimiento es meramente mental y se relaciona con el apego, las expectativas y las propias formaciones de significados impuestos a un tiempo "pasado" y "futuro" que no controlamos, simplemente, porque no existen. Entiendo que tan solo existe el hoy, y que si analizo objetivamente toda la energia convertida en materia a mi alrededor, el vacio es parte del todo, y por ende, si hay vacio no habria de existir el sufrimiento.

Pero sigo sin poder. O mejor dicho, cada dia estoy unos 20 metros mas compleja. En escala ascendente, se entiende.

Y tambien, mas sola.

Aquellos que decian amarme, se fueron.
Aquellos que decian ser mis amigos, se fueron.

Ya me enganaron, me lastimaron y me traicionaron. Ya me mintieron y usaron. Ya me criticaron y humillaron.

Igual, sigo de pie. Sigo adelante, si me caigo me levanto, si me hundo me rescato, si me asesino me resucito y si me endemonio me exorciso.

Sola.

Asi lo aprendi.

Porque este año el desapego fue excesivamente cruel. La leccion la sigo aprendiendo con los golpes mas devastadores: desapego o desapego, no hay opcion. Humildad o humildad. Compasion o compasion. Reflexion o reflexion.

A tan solo dias del fin de la Edad Afortunada y a pasos de alcanzar la Era Dorada, reafirmo mi persistencia y paciencia para lograr mi paz y felicidad: seguir conociendome.

Seguir perdonandome y amandome.

Seguir acumulando metros de complejidad hasta alcanzar la cima de mi misma.

Porque me habré equivocado varias veces y en varias decisiones, pero han sido desde el alma. Y el espíritu. Y mi conexión directa con la divinidad me ha ayudado a recargarme.

Sin miedo. Sin nihilismos ni absolutismos. Sin extremos. Sin formas. Sin Samsara o Nirvana.

Que bueno.

En 72 horas habremos dado el salto cuantico.

Y entonces si, ya todo pasara...
Sent from my Blackberry

sábado, 15 de diciembre de 2012

Hace rato

Hace rato que no escribo, que no se lo que me pasa. Que no entiendo mucho nada, que todo parece extraño...

Hace rato que me busco, que me encuentro, que me pierdo. Que me quedo pensativa, que las lagrimas me duermen...

Hace rato que me entrego, que no lucho, que me dejo. Que el fluir me lleva y trae, que a veces parece cierto...

Que rezo y pido piedad,
Que agradezco el respirar,
Que no tengo nada en pie,
Que aquello que era no esta...

Hace rato que me fui, que me escape de lo usual. Que viajo lejos de aqui cuando conecto con mi verdad...

Hace rato que espero, que ansio...

Que llegue la paz y la calma,
Que la tormenta se pase,
Que la luz me envuelva
Y me lleve de nuevo a casa...
Sent from my Blackberry

sábado, 8 de diciembre de 2012

Amor para la eternidad - La historia de Isis y Osiris


LA HISTORIA DE ISIS Y OSIRIS.

La historia de Isis y Osiris es la leyenda más importante de toda la mitología egipcia, por lo que ha estado abierta siempre a diversas interpretaciones. No existe una reconstrucción exacta de toda la leyenda, salvo el "Tratado de Isis y Osiris" de Plutarco, relato helenizado de la tradición popular.

El relato que se ofrece a continuación se basa en la obra de Plutarco y los textos de Diodoro de Sicilia fundamentalmente. Los nombres entre paréntesis son los que aparecen en la obra de Plutarco, identificados con los dioses griegos.

Introducción al mito

Cuando Ra todavía gobernaba el Mundo, fue advertido de que su hija Nut (Rea), diosa de los espacios celestes, tenía comercio secreto con Geb (Cronos), dios de la Tierra, y que si en algún momento diese a luz un niño, este gobernaría la humanidad, por lo que Ra maldijo a Nut de manera que nunca podría tener un hijo en ningún día y ninguna noche del año : "Asi nunca Nut pueda dar a luz niño alguno ni en el transcurso del mes ni en el transcurso del año". Nut pidió consejo al gran Thot (Hermes), dios de la sabiduría, quien por cierto estaba enamorado de la diosa, de la que también había obtenido favores en su momento. Este, por medio de su sabiduría, encontró la forma de evitar la maldición. Thot acudió a Jonsu, dios lunar, cuyo brillo era entonces casi como el del Sol y lo desafió a un juego de mesa, en el que Jonsu apostaba su propia luz. Ambos jugaron y la suerte siempre estaba de parte de Thot, hasta que Jonsu fue derrotado. La apuesta consistía en 1/72 parte de la luminosidad diaria de la Luna, y desde entonces Jonsu no ha tenido suficiente fuerza para brillar a lo largo del mes, por eso mengua y se recupera. Con esta luz Thot creo 5 nuevos días, conocidos como epagómenos, en el calendario que hasta entonces constaba de 12 meses de 30 días cada uno y los añadió justo al final del año, de manera que no pertenecían ni al año viejo ni al nuevo. Así Nut pudo tener a sus 5 hijos, y al mismo tiempo se cumplió la maldición de Ra. Primero nació Osiris, y su nacimiento fue anunciado como el de un dios bondadoso y benefactor del pueblo :" El gran señor de todas las cosas ha aparecido bañado por la luz". El segundo fue reservado para el nacimiento de Horus (Apolo), hijo de Osiris e Isis, el tercero para Seth (Tifón) , quien no nació ni en el tiempo que le correspondía ni por el camino adecuado, sino rasgando el costado de su madre Nut. El cuarto día nació Isis entre las marismas, y el último Neftis (Afrodita, Teleuté y Victoria).

Osiris, el primogénito, era el heredero del reino y representaba el lado bueno, la regeneración y la fertilidad de la tierra, mientras que Seth representaba la aridez, el lado oscuro y las zonas desérticas. Con el tiempo Osiris se casó con su hermana Isis, a quien amaba desde el vientre de su madre. Seth se casó con Neftis, pues al ser un dios sólo una diosa podía ser su esposa. Isis, la más inteligente de los 4 hermanos, obtuvo con destreza el nombre secreto de Ra, el nombre que le otorgaba poder y grandeza y con el tiempo Osiris se convirtió en el Rey de Egipto. En aquellos tiempos la humanidad vivía en estado salvaje, practicando el canibalismo, y fue Osiris quien enseñó a su pueblo a cultivar los campos, aprovechando las inundaciones anuales del Nilo, y cómo segar y recoger la cosecha para alimentarse. También les enseñó como sembrar vides y obtener vino (de ahí la asociación griega con Dionisio) y la forma de fabricar cerveza a partir del cultivo de cebada. Pero no sólo enseñó al pueblo cómo alimentarse y cultivar sino que le dio leyes con las que regirse en paz, la música y la alegría y les instruyó en el respeto a los dioses.

Traición de Seth a Osiris

Cuando había acabado su función Osiris partió a proclamar sus enseñanzas en otra tierras, dejando a cargo de Egipto a Isis quien gobernó sabiamente en ausencia de su marido. Pero Seth odiaba a su hermano, su poder y su popularidad, por lo que mientras Osiris se encontraba en otras naciones confabuló un plan junto con otros 72 conspiradores y la reina de Kush (Etiopía), Aso. En secreto obtuvo las medidas exactas del cuerpo de Osiris y fabricó un cofre de maderas nobles, ricamente adornado, como un Rey se merecía y en el que encajaba perfectamente el cuerpo de su hermano. Tras el regreso de Osiris, Seth decidió dar un gran banquete en honor a su hermano, e Isis, enterada de la posible conspiración advirtió a Osiris, quien no vio nada malo en acudir al banquete. La fiesta, a la que habían asistido los 72 conspiradores, fue grande; las mejores comidas y bebidas y los mejores bailes de todo el reino. La fiesta y los acontecimientos que se relatan a continuación se produjeron durante el día 17 del mes Athyr del año 28 del reinado de Osiris.
En un momento de la fiesta, cuando ya los corazones de los invitados estaban jubilosos, Seth enseñando el cofre dijo, con voz dulce: "Daré este cofre a aquel cuyo cuerpo encaje perfectamente en él". Los invitados fueron probando uno a uno si su cuerpo encajaba dentro del cofre, pero ninguno lo obtuvo porque para unos era largo o corto y para otros demasiado ancho o estrecho. Osiris, maravillado por la grandeza del oro y maderas y las pinturas que lo adornaban, acercándose a él dijo: "Permitidme probar a mi". Osiris lo probó y viendo que encajaba afirmó: "Encajo y será mío para siempre", a lo que Seth respondió "Tuyo es, hermano y de hecho lo será para siempre" y cerró la tapa bruscamente, clavándolo luego con ayuda de los invitados y sellándolo con plomo fundido. El cofre fue transportado hasta el Nilo donde lo arrojaron. Hapi, el dios del Nilo, lo arrastró hasta la costa fenicia, junto a la ciudad de Byblos, donde las olas lo lanzaron contra un arbusto de tamarisco, en el que quedó incrustado. El arbusto creció y se convirtió en un grandioso árbol con el cofre incrustado en su tronco. Pronto se corrió la voz de la grandeza del arbusto por las tierras del reino y el rey Malcandro, avisado de la extraordinaria apariencia del árbol se acercó al lugar y ordenó que se talase y con él se formase un pilar que en adelante sujetara el techo de su palacio.

Búsqueda de Osiris por su esposa Isis

Isis, enterada de la traición de Seth, se propuso encontrar el cadáver de su marido para darle la justa sepultura, digna de un dios, y partió en su busca junto a su hijo Horus, también llamado Horus el Niño o Harpócrates, encontrando refugio en la isla de Buto en la que vivía Uadyet, a quien los hombres llamaban también Buto o Latona, y le confió a Horus, temiendo que el odio de Seth acabase con la vida de su hijo de la misma forma que había acabado con la de su marido.
Isis deambuló por toda la tierra en busca del cuerpo de Osiris, preguntando a todos los que veía, pero no había hombre ni mujer que conociese el paradero del cofre, y la magia que Isis poseía no tenía efectos en tales circunstancias. Hasta que encontró a unos niños que jugaban en la ribera del río, quienes la informaron de la rama del Nilo por la que había llegado el cofre al mar. Además Isis descubrió meliloto en la corona que Osiris había dejado cerca de Neftis, signo inequívoco del comercio que éste había mantenido con su hermana Neftis, a quien confundió con la misma Isis. De esta unión nació Anubis a quien Neftis había escondido al dar a luz por miedo a la posible venganza de Seth. Isis, guiada por perros, le encontró, le cuidó y alimentó y desde entonces Anubis se hizo su guardián y acompañante.
Después Isis, solicitando siempre la ayuda de los niños, averiguó que el cofre había llegado hasta la localidad de Byblos, noticia que le había sido transmitida por un viento divino. Llegó a esta ciudad y se sentó en la orilla del mar. Las doncellas de la reina Astarté, esposa de Malcandro, bajaban cada día a bañarse e Isis, a la salida del baño, les enseñó como peinarse, trenzando sus cabellos, y las perfumó con las fragancias que emanaban de su cuerpo. Cuando las doncellas regresaron a palacio su señora quedó maravillada por sus nuevos peinados, hasta entonces desconocidos, y por las fragancias con las que habían sido ungidas. Las doncellas le relataron su encuentro con una mujer que se encontraba en la orilla, una mujer solitaria y triste que las había peinado y perfumado con sus fragancias. La reina mandó a buscarla y le propuso a Isis que sirviese en palacio cuidando de su pequeño hijo, que se encontraba débil y enfermo al borde de la muerte. Isis aceptó diciendo "puedo hacer que este niño sea grande y poderoso, pero lo haré con medios propios y nadie debe interferir en mi obra". Poco a poco el niño fue creciendo aunque Isis no hizo mas que darle a chupar su dedo, en lugar del seno. Más tarde Isis, que sentía gran afecto por el niño, decidió hacerlo inmortal, quemando sus partes mortales. Por la noche ponía grandes troncos en el fuego y arrojaba al niño a las llamas; después se convertía en una golondrina y emitía grandes lamentos en torno al pilar en el que se encontraba Osiris. La reina preguntó a sus sirvientes si conocían qué hacía su amiga para que el niño se hubiese restablecido de esa forma, pero nadie conocía el secreto de la diosa, por eso una noche, ávida de curiosidad acudió a espiar a Isis y cuando vio que su hijo era arrojado al fuego fue a rescatarlo, privándole de la inmortalidad. Isis entonces pronunció las siguientes palabras: "¡Oh madre imprudente! ¿Por qué has cogido al niño?, sólo unos días más y todas sus partes mortales habrían sido destruidas por el fuego y, como los dioses, él habría sido inmortal y joven por siempre". En ese instante Isis adoptó su verdadera forma y la reina advirtió que se encontraba ante una diosa. Los reyes ofrecieron a Isis los mejores regalos que podía imaginar, pero ella sólo pidió una cosa: el gran pilar de tamarisco que sujetaba el palacio y todo lo que en él estuviese contenido. Cuando se lo ofrecieron Isis lo abrió, sin ningún esfuerzo, y tomó el cofre, devolviendo el pilar al Rey cubierto por una fina tela ungida en esencias y flores. Este trozo de madera se mantuvo en Byblos como el pilar que una vez albergó el cuerpo de un dios, y como tal, fue largamente venerado. Cuando Isis recogió el cofre que contenía el cuerpo difunto de su marido, se estremeció, dejándose caer sobre él y de ella emergió un lamento tan profundamente agudo que el más pequeño de los hijos del rey quedó como muerto en ese mismo instante. Isis cargó el cofre en un barco ofrecido por el rey y partió hacia Egipto en compañía del mayor de los hijos del rey. En la travesía a lo largo del río Fedros (Ouadi-Fedar actualmente) soplaba un viento extremadamente fuerte y violento e Isis, en un momento de irritación, desecó el curso. Cuando Isis se creía segura y sola decidió abrir el cofre que contenía el cuerpo de su marido, a quien besó. Pero el príncipe se encontraba cerca observándola. Isis le descubrió y fue tal la mirada que surgió de sus ojos que el hijo del rey falleció en el momento.

Descuartización del cuerpo de Osiris por Seth

A su llegada a Egipto, Isis escondió el cofre en los pantanos del Delta y acudió a Buto en busca de Horus. Seth, que se encontraba cazando jabalíes una noche, encontró, por la luz de la luna, el cofre y lo reconoció. Encolerizado por el hallazgo lo abrió, tomo el cuerpo de Osiris y lo despedazó en 14 trozos que esparció a lo largo del Nilo para que sirviese de alimento a los cocodrilos. "¿No es posible destruir el cuerpo de un dios?". "Yo lo he hecho - porque yo he destruido a Osiris"! dijo Seth riendo, y su risa se oyó en todos los rincones de la tierra, y todos aquellos quienes la percibieron temblaron y se estremecieron de terror.
Isis debía empezar de nuevo su búsqueda, pero esta vez no se encontraba sola, contaba con su hermana Neftis, esposa de Seth, con quien estaba enfrentada en su rivalidad con Osiris y con Anubis, hijo de Osiris y Neftis. En su búsqueda iba acompañada y protegida por 7 escorpiones, y en el Nilo viajaba en una barca de papiro, y los cocodrilos en reverencia a la diosa ni tocaron los trozos de Osiris ni a ella. Por eso en épocas posteriores cuando alguien navegaba por el Nilo en un barco de papiro se creía a salvo de los cocodrilos, pues se pensaba que estos todavía creían que era la diosa en busca de los trozos del cuerpo de su marido. Poco a poco Isis fue recuperando cada uno de los trozos del cuerpo, envolviéndolo en cera aromatizada, y en cada lugar donde apareció un trozo, Isis entregó a los sacerdotes la figura, obligándoles a jurar que le darían sepultura y venerarían, además de consagrarle el animal que ellos mismos decidiesen al que venerarían con los mismos honores en vida, cuando muriese y tras su muerte. Sólo un pedazo quedó por recuperar, el miembro viril, comido por el lepidoto, el pagro y el oxirrinco, especies que quedaron malditas a partir de ese momento, y nunca más ningún egipcio tocaría o comería pez de esta clase (estas especies inspiraban terror a los egipcios). Isis reconstruyó el cuerpo y con su magia asemejó el miembro perdido, consagrando así el falo, cuya fiesta celebrarían mas tarde los egipcios. Gracias a Anubis lo embalsamó, convirtiéndose en la primera momia de Egipto, y lo escondió en un lugar que sólo ella conocía y que permanece oculto y secreto hasta este día.