lunes, 13 de mayo de 2013

Volvere y sere millones

Bueno, por suerte no. Solamente hay un ejemplar de esta maravillosa persona que soy.

Volvi y estoy recargada.

No es un "volver con la frente marchita" estilo emo porteño, ni tampoco un "vuelve, que sin ti la vida se me va" cursi desesperado de amor.

Es mas bien un "volvi porque me estan pasando muchas cosas de nuevo y no las estoy contando al mundo y esa no soy yo". Algo asi.

Cuestion que hace unos 4 meses que no escribo, y ya me duelen los dedos del desacostumbre (espero que no se hayan olvidado que invento palabras).

Ha pasado mucha vida desde la ultima vez, pero voy a ir despacio porque sino le quito emocion y pierdo seguidores. Y el proposito de todo esto es ser popular (?).

Estoy sentada esperando un vuelo. Igual que hace 2 semanas. Igual que hace unos meses. Igual que hace otros meses. Igual que siempre, bah.

A veces me pregunto si no deberia haber sido azafata. O pilota. O empleada del aeropuerto.

Me gusta viajar, y estoy contenta y agradecida al Universo por permitirme siempre estar arriba de un avion visitando algun lugar nuevo.

Pero siempre tengo la sensacion de que no soy de aqui ni soy de alla, aunque siento que soy mas de alla que de aqui. Paradojico, porque cuando estoy alla quiero estar aqui. Supongo que es otra de las tantas incoherencias de mi vida.

Como cuando pienso pavadas y dejo mi siniestra imaginacion volar bien alto, recolectando todas las armas letales disponibles para mi futuro asesinato. Un futuro cercano, porque el episodio se gesta y explota en apenas minutos.

Igual, estoy mejor. Antes podia estar durante horas disparandome, ahora son solo minutos. Y cuando me resucito, no me quedan muchas cicatrices.

Eso es evolucion.

Con lo que no evoluciono es con el asunto este de sentirme una expatriada permanente, que cuando esta fuera de sus limites geograficos no ve la hora de volver.

Creo que el problema no es el pais, sino quienes lo habitan y la no-organizacion de algunas cuestiones basicas, que me provocan fastidio.

Por ejemplo, que la gente camine por las bicisendas. Que los conductores no respeten las lineas, que toquen bocina a lo loco. Que los peatones crucen por donde se les canta. Que los colectivos no esperen a que todos suban para arrancar y esten llenos como transporte de ganado.

Tampoco me siento comoda con la excesiva informalidad de las personas, los gritos y uso de malas palabras permanentes, la falta de modales, la invasion del espacio personal.

Por eso cuando me voy, disfruto de ser ciudadana de otros sitios, me emociona la idea de ser parte del lugar, y estar en contacto con la realidad de su gente y sus costumbres. Siempre en un marco de respeto y tolerancia.

Me duele decirlo, pero en mi hermoso pais esas dos palabras han desaparecido.

Esto es una jungla de mandriles en celo, que se pasean mostrando sus colas peladas y a ver quien la tiene mas roja y conquista primero.

En fin...

Algun dia alcanzaremos la iluminacion y respiraremos en paz.

Y sino, que Dios y la Patria me lo demande!



Sent from my Blackberry

No hay comentarios: