domingo, 14 de octubre de 2012

Responder o no responder; esa es la cuestion en la Era Virtual

Si no escribo un rato, voy a explotar. Y no tan solo porque estoy de PMS y el Olimpo arde en mi sangre, sino porque, esencialmente, la Era Virtual me tiene loca.

Tampoco vamos a culpar a este periodo de la vida por mi insana mente preexistente, pero he de reconocer que todo este asunto de la intangible realidad online, colabora dia a dia a mi proximo asilo en un hospital mental.

Quizas el problema radica en que todos hacemos lo que queremos en este mundo paralelo, telefono, laptop, tablet o pc en mano; y a nadie nunca se le ocurrio escribir un "Decalogo del buen usuario virtual". Algo asi como un codigo de convivencia, para evitar malentendidos, falsas expectativas y/o detectar indirectas salvajemente directas.

Por ejemplo, si un avatar escribe a otro avatar, este segundo avatar contesta. Asi de simple. No hace falta contestar con un testamento, es mas, hasta una acertada frase estilo "hablamos mas tarde, estoy ocupad@" (que hasta vienen configuradas como predeterminadas, ni hay que escribirlas!), cumple con esta primera ley del codigo a la perfeccion.

Porque eso de ver como uno es ignorado conscientemente, no es simpatico. Tampoco es simpatico que los creadores de estos dispositivos y aplicaciones que nos esclavizan se ocupen de idear tan minusciosamente estos detalles tortuosos de registrar si el status es leido, no leido, enviado, recibido, fecha de ultima conexion, etc. Pero bueno, calculo que lo hacen pensando en que son agregados utiles y no herramientas gratuitas para psicopatas desalmados.

Otra, aclaremos el uso de la carita sonriente. Voy a abrir un curso de como detectar cuando una carita amarilla denota simpatia y cuando es sinonimo de:"por que no te vas a }#*»!!!?? Hay gente que no advierte la diferencia.

Igual, no se por que me asombro. Hay gente que no advierte la diferencia de nada ni entiende nada. Virtual o no.

Bah, me agote.

Ni me escriban, porque hoy no le respondo a nadie. (Pero aviso!)
Sent from my Blackberry

No hay comentarios: